26 de julio de 2008

"Día del perro callejero"

Voy a dar respuesta a mas de una persona que amablemente me han invitado en reiteradas ocasiones a participar del Grupo en Facebook llamado “El día del perro callejero”, a lo que yo he respondido en forma negativa, pero no por que yo me niegue a participar, sino que creo que está mal puesto el nombre a su existencia o sencillamente se equivocaron. Llevo décadas participando en todo lo que se relacione con los perros, en forma personal, agrupaciones, en consejos municipales, ordenanzas, refugios, etc., siendo reconocida por la I.Municipalidad de La Florida por mi labor anónima en beneficio de los "perros", sin mirar si es vagabundo, callejero, doméstico o abandonado.

He aquí el porque no estoy de acuerdo con su nombrea este día:

Según encuestas y estudios hechos por el Colegio de veterinarios, está comprobado que la gran mayoría de perros que andan recorriendo las calles de las ciudades, tienen dueños o amos, estos perros tienen casa u hogar.
Sucede que en la mañana cuando el dueño o dueña de casa abre la puerta de su hogar para ir al trabajo o por necesidad de salir a la calle, “sin darse cuenta”, de repente su perro se le escapa a la calle. Lo llama, lo vuelve a llamar e intentar entrarlo, pero nada, el es feliz en la calle, así que se da media vuelta y parte. Por no perder tiempo, su amo se va a trabajar, y el perro queda deambulando por las calles, de pasadita aprovecha para ir a defecar y orinar en los pastos vecinos, plazas continuas, veredas de las mismas calles o sencillamente se va tras una perrita en celo,…así está gran parte del día “viviendo” fuera de su casa. Cuando empieza a sentir hambre, frío o sed, zas que por instinto se le ilumina la ampolleta recordándose que tiene hogar y es entonces cuando vuelve a su casa para que sus dueños le abran la puerta y poder satisfacer sus necesidades. Después de haber pasado gran parte del día vagabundeando por las calles de nuestras ciudades, cansado y taciturno se acuesta a dormir, hasta el otro día que vuelve a escaparse. Su amo lo recibe quizás contento por que lo ve volver a casa, o enojado por que no está de acuerdo que su mascota salga a patiperrear a las calles, traiga consigo enfermedades, infecciones, parásitos, etc., pero no hace nada para evitarlo.

Este es el perro callejero. El perro callejero existe por culpa y causa de un humano irresponsable. Entonces…¿como voy a estar de acuerdo con celebrarle el Día al perro callejero?...Sería horrible que todos los amos dejaran salir a su perro a la calle, como una manera muy especial de que su perro “celebre”.

La semana pasada recorriendo algunas comunas, pude constatar de lleno lo que les comunico. Pasé por diversas poblaciones de Puente Alto, que no nombraré por respeto a los que no tienen perros, pero sinceramente me dio mucha rabia e impotencia ver a una gran cantidad de perros callejeros, tomando sol en la puerta de su casa, otros metiéndose en los tarros basureros, algunos por no decir muchos, llenos de sarna, tiña, perros en condiciones desastrosas. Para mí ellos “no son culpables”, los culpables siempre serán sus amos que no tienen idea lo que significa la tenencia responsable de mascotas y mas encima las personas que llaman a celebrar este día, ni siquiera se tomaron el tiempo para averiguar a quienes se estaban refiriendo, ignorando esto, llaman a celebrar un día que no tiene ningún significado. De muestra un botón...

¿Acaso quieren que en nuestro país pase lo mismo que ha pasado en México?
¿Les parece poco la cantidad de perros callejeros que tenemos en nuestras calles? (y nótese que cuando yo escribo del perro callejero, me refiero al que tiene hogar). No al que vive abandonado en la calle, por obligación de sus amos de negarle un techo.

Es a ese dueño o amo de un perro callejero, a quien debería multarse a través de una verdadera Ordenanza Municipal que en algunas comunas ya existe, pero debiera ser nacional. Si fuera así habrían menos perros callejeros en las calles, y así también no tendríamos que lamentar las crueles matanzas que han llevado a cabo los departamentos gubernamentales en diferentes ciudades de nuestro país. Ese dueño es culpable de que exista el perro callejero por autorizar, por permitir, que su mascota salga a recorrer las calles “solo”, sin necesidad de llevar una correa tirada por su amo…total, para ellos es más fácil dejar que salga solo que perder el tiempo sacándolo a pasear…es la manera errónea de pensar por desgracia, de gran parte de los que tienen perro, cuando debería pensarse en forma positiva, que sacando a pasear a su mascota, sirve para relajarse, y de pasadita ayuda a que su cuerpo esté saludable mental y físicamente.

En lo personal, para mí siempre serán PERROS, da lo mismo que tengan o no raza, o sean perros vagabundos, perros domésticos, perros callejeros, o a los perros abandonados que hacen trizas mi corazón, a los perros del camino, ...son perros, seres vivos, a los cuales respeto y amo.

"Mientras mas conozco a los humanos...mas amo a mis perros."
Un perro no nos traiciona, nos apoya en las buenas y en las malas.




"Viva el Día del Perro"
...para mí siempre será el "mejor amigo del hombre"
NO MAS ABANDONO DE PERROS.

"Perro doméstico"


Está catalogado así al perro que tiene un hogar, donde sus amos lo han elegido, enseñado, educado, y se le ha entregado responsablemente todas las necesidades básicas de un perro, comida, vacunas, protección, respeto, cariño. Donde la mascota pasa a ser parte de su familia, y por ende se le ama. Sus amos se dan el tiempo para sacarlo a pasear siempre tomado de una correa a su collar. En otros países, según las ordenanzas, este dueño responsable debe llevar una bolsita para así recoger las heces en caso de que su mascota defeque en zonas públicas, inclusive hay ciudades que al lado de los basureros, tienen potes con bolsas plásticas especialmente para esas ocasiones. Como también es obligación el chip que le otorga identificación a sus mascotas en caso de que se pierdan o sean robadas.

Todos los perros alguna vez han sido perros domésticos, perros que han tenido un hogar. Ojalá que nunca dejasen de tenerlo.

Esto es "tenencia responsable de mascotas"...donde el amor y el respeto se demuestra por un animal.

"Vagabundo"


A propósito de Vagabundo, me refiero a la foto que he puesto.

El domingo pasado fui a pasear con unos amigos, por el lado de Pirque, sector camino Santa Rita con las Majadas, encontrándome con la escena que muestro en la foto. Así de fácil fue para sus amos abandonar a su mascota, vieja, enferma, que ya no servía para lo que la utilizaban, sencillamente tomaron su casa, con el dentro, lo subieron a una camioneta, ya que por lo grande se ve de inmediato que no cabe en un auto y lo fueron a botar a este camino. Hasta le dejaron potes para comida y botellas de agua para que el que pase lo vea y se la eche a la fuente. ¡Justo tocarme a mí! ¿Que les parece?
Y para mas remate, una perrita que al parecer está preñada le hace compañía desde afuera de su casa.



¿Este es el pago de Chile para nuestras mascotas?

"Perro vagabundo"


Perro vagabundo es aquel que camina y camina por las calles, es la mascota que un día tuvo un hogar, tal vez que sin querer se perdió de su casa, y no sabiendo como regresar, por lo menos intenta buscar la huella para volver a éste, muchas veces no la logra ubicar y lamentablemente sigue vagando por las calles, quedándose tal vez un tiempo mas largo donde encuentre a alguna persona de buen corazón, que le tienda una mano dándole comida y agua. Así puede que logre subsistir, pero cuando le falta la comida y agua, vuelve a retomar su rumbo, sigue vagando y así sucesivamente, hasta que logre caerle bien a alguien, tiene suerte y lo adopten, o quizás muere atropellado en una de las mismas calles que lo han visto vagar. También se considera aquí al perro que ha sido abandonado por sus amos e intenta volver a su hogar, lamentablemente son pocos los perros que logran llegar a su meta.

21 de julio de 2008

"Lo abandonas...lo matas"

Cansada de recorrer el camino, encontrando cada vez mas penurías, y cuando me refiero a penurias, me refiero a penas, a penas del alma, del abandono...de estar con las manos atadas frente a momentos que pido a Dios no los ponga en mi camino.

El sabado encontré dos perras recien abandonadas, las pobrecitas aún estaban en shock, seguramente sus queridos amos, la tiraron al camino estando el auto en movimiento, ya que cuando yo llegué al lugar estaban sumamente choqueadas, que al pararse se caía una y otra vez, azotando su cabeza contra las piedras, al intentar detenerla para evitar su sufrír, salió peor, ella se fue tambaleando y yo tratando de agarrarla porque sabía lo que sucedería si la pobre seguía sin saber que hacer. Hacía mucho tiempo que mi cuerpo no sentía tanta miseria dentro por no poder hacer mas...quienes me acompañaron son testigos de lo que digo...mis lágrimas que no acostumbro a dejarlas salir, ese sábado corrían con rabia, con impotencia sobre mi cara. Corrí hacia la pequeña, me detuve porque si ella se daba cuenta de que yo estaba ahí, capaz que caería al barranco. Me detuve. Gracias a Dios que ella cayó sobre un árbol, y no al barranco. Tenía sus patitas dobladas de tanto miedo.
Sin poder hacer mas, y con desesperación, corrí a mi auto en busca de azúcar. Mi esposo se acercó suavemente con un tarro con alimento y azúcar, se lo acercó a su hocico...dentro de sus tantos tiritones pudo volver a reaccionar gracias a la bendita azúcar...que tantas veces me ha sacado de apuros. A veces en estos casos algunas veces, Basi reacciona mejor que yo, es mas pausado, mas tranquilo...y pudimos dejarla ya mas tranquila intentando comer. Fijense detrás de ella, es un barranco que da susto, está lleno de piedras, y arbustos de espinas.

Nos fuimos para que se relajara, si podía, así saldría sin temor a los humanos.
No se aún si las volveré a ver...vivas o muertas.

NO MAS ABANDONO DE PERROS

Marcela Opazo

19 de julio de 2008

"Bufanda"


Lo vi por primera vez sentado a la orilla del camino, como esperando algo o alguien. Auto que veía pasar; automáticamente intentaba parar sus orejas caídas sobre su cabeza negra con algunos pelos blancos. Al parecer su raza era un border collie, raza de pastoreo, inteligente, cariñoso y leal. Me llamó la atención la forma de mirarme, vestían sus ojos pena profunda, su pelo al parecer suave caía en su cuerpo negro, y lo mas llamativo de el, era su cuello… tenía alrededor de el, una bufanda blanca que lógicamente saltaba a la vista de inmediato, como un hermoso corbatín de seda. Fue entonces cuando a Marcelo se le ocurrió llamarlo Bufanda, nos pareció gracioso y todos nos sonreímos al observar, era como si tuviera una bufanda alrededor de su cuello.
Bufanda, Bufanda le dijimos…y Bufanda aprendió que desde ese día se llamaría así.
Vio detenerse mi auto, se levantó del suelo, y corrió a nosotros al vernos bajar, nos olfateó por todos lados, dio media vuelta y se fue con la cola entre las piernas, cabizbajo y taciturno, inseguro y frustrado.

Despacio, corrí hacia el, puse mi mano sobre su cabeza algo gruesa dentro de su cuerpo delgado y casi desnutrido, me miró con lágrimas en sus ojos, la emoción embargo mi cuerpo, temerosa a que me rechazara le ofrecí humildemente una paila con algo de alimento, volvió a mirarme, bajó su cabeza y comió, comió lenta, pausadamente…a ratos levantaba su cabeza y volvía a mirarme. Vi ahora unos ojos tremendamente agradecidos, mi mano cálida se posó sobre su cabeza que sentía ahora el presionada hacia ella para llenarse de ese cariño que sin intuirlo, volvía a conocer.

Ese día fue algo especial para nosotros, conocer a Bufanda y descubrir de nuevo que los humanos son tan mala leche al compararlos con los perros. Un perro no te abandona, un perro se queda hasta el fin de la lealtad, un perro no te traiciona, y si alguno de nosotros lo hacemos, el nos perdona una y mil veces. Siempre pienso que si, ese amo maldito que abandonó a su más fiel mascota en esos caminos olvidados donde pasan hambre, frío, sed, dolores, sufrimientos y soledades, donde solo se va esporádicamente, se arrepintiera y volviera al lugar del abandono, estoy segura que aunque hubieran pasado los años, y su mascota aún estuviera con vida, el perro al reconocerlo, movería su cola agradecido y feliz. Es la ciencia del instinto.

Ese día Bufando quedó calmado, como ya haciéndose a la idea que nosotros no éramos sus amos, pero ya no estaría tan solo y desprotegido.

Pasaron las semanas, los meses, Bufanda nos esperaba siempre sentado a la orilla del camino, y como desde sus comienzos al vernos corría hacia el auto, ahora mas, lo hacía con mas fuerzas, con mas ganas, por que sabía que nosotros somos diferentes, tal vez como pocos.

Un día Marcelo llevó su bicicleta. Bufanda al verlo pasar, corrió tras de él. Nadie creyó jamás que Bufanda tal vez por ser algo mayor, lo iba a acompañar en su subida hacia el final del camino. Fue una hermosa sorpresa, verlo correr detrás. Ahí nos demostró que era capaz de buscar, de seguir, de conseguir lo que quiere…que una mano le haga cariño en su cabeza. Cada vez que Marcelo va con nosotros, Bufanda nos acompaña tras del auto.

Se hizo cotidiano que nosotros recorriéramos el camino, y al final de la jornada nos detuviéramos “en el lugar de Bufanda”, así le llamamos, ya que vamos identificando los lugares donde habitan los perros regalones con sus propios nombres. Nos deteníamos como es habitual, a tomar once, mi rico café al aire libre…y el, era nuestro acompañante de turno sabatino.


Un día al llegar al lugar no lo encontré, lo buscamos por todo el sector. Nos preocupamos y nos devolvimos con la idea de que algo le habría pasado.
A la vez siguiente, no estaba en su lugar, sino más arriba, por el frente contrario. Lo vimos asomar su cabeza como para avisarnos que allí estaba. Nos detuvimos, y al hacerlo, Bufanda escondió su cola entre medio de las piernas, se escabulló y se escondió entre los arbustos.

Ya era noche, estaba oscuro, nada se lograba ver, más que sombras. Como siempre llevo en mi guantera una linterna, regalo que me hizo sin hacerlo, (nótese la contradicción)…nuestro gran amigo José Emilio, que un día sin querer el camino me presentó. Basilio se devolvió a buscarla para intentar rastrear el lugar donde estaba Bufanda. Tuvo suerte, lo encontró…lo encontró adolorido, quejándose al solo poner una mano sobre su cabeza, extraño, verdad…lo toma en brazos, lo lleva hacia donde yo estoy. Con cuidado lo revisamos, encontrándonos que arriba en la parte alta de su cuello blanco, tenía una muy fea herida, el pus salía al solo tocar. Intentamos sacarle lo que mas se pudo de materia, se quejaba, dolía bastante, pero el respirando rápido se aguantaba, hasta que no pudo mas e intentaba escabullirse nuevamente. Saqué un pedazo de miga de pan, puse en su interior una pastilla antibiótica, otra antinflamatorio y se las di, pensando que en algo ayudaría a detener su infección. Volví a ir al día siguiente a darle otra vez las pastillas, ya que confiaba en que haría efecto como tratamiento. Se le hizo una ramada de urgencia para que se protegiera aunque fuese un poco. A simple vista, me dí cuenta que era la herida similar a la que tenía Cholito cuando fue sacado del camino, junto al Colly, irresponsablemente.

Al jueves siguiente, al ir con mi aperrada amiga Claudia Aguilar, le comento de Bufanda. Lo dejamos para el último. El nos estaba esperando. Al vernos movió su cola en señal de alegría, sin pensar lo que le esperaba. Claudia, sacó su maletín, mientras yo lo tenía afirmaba, ella ponía un bozal en su hocico temeroso. Al solo tocarlo, la pus corría sobre su cuello, él se remecía de tanto dolor…la herida estaba tan profunda, que su piel muerta se cortó sin siquiera Bufanda la sintió. Le depiló toda la zona, se terminó de cortar su piel muerta, se le hizo curación con agua oxigenada, una y otra vez…cuando pensamos que ya estábamos terminando, sin querer toco su oreja y otra vez mi mano la siento mojada. Claudia lo examina, descubriendo otro hoyo más. Ahí nos dimos cuenta que esos cortes infectados eran de mordidas de dientes grandes de perros. Y sus quejas de dolor en su cuerpo eran motivo de que los perros “cabrones”, así le llamo a los perros que se aprovechan de los mas débiles, ellos habían sido los culpables de tantas heridas profundas. Claudia le inyectó antibiótico de amplio espectro, pensando que al día siguiente nadie lo podría venir a ver. Confiando en Dios y en las manos mágicas de Claudia, de haber hecho lo más posible por Bufanda, lo dejamos en su lugar.
¡Pobrecito!...repetíamos una y otra vez. No podíamos creer que aún estuviera vivo… ¿Por cuánto tiempo mas?

Pasaron los días, las semanas, traté de hacerle el tratamiento indicado lo mas seguido mientras mis posibilidades me lo permitieran, turnándome en la semana con Loreto para llevarlo a cabo…solo así Bufanda pudo sobrevivir. Poco a poco, su herida fue cicatrizando. Que alegría de verlo nuevamente saltar, correr, era increíble que hubiera sobrevivido a tal infección.

En Mayo me llama Naty, asidua acompañante sabatina, para decirme que quería regalarle la casa que había sido de su perra Daicy, recientemente fallecida, a nuestro gran amigo Bufanda, para que así pudiera sobrellevar el frío con más dignidad. Que nos han dicho…partimos con mi esposo a su casa, subimos la casa sobre nuestro auto. Yo manejaba, mientras Basilio la llevaba afirmada. Nos encontramos con Víctor y Macarena quienes fueron cómplices acompañantes de nuestra ida ese hermoso día de lluvia.

Bufanda ya no estaría a la intemperie, estaría protegido del agua, del frío, mientras su herida seguía cicatrizando.


A principio de Julio, nos extrañó que Bufanda no estuviera en su sector. Lo buscábamos sin hallarlo, hasta que la semana pasada recorriendo el camino, lo vinimos a encontrar bien retirado del lugar de su casa. Lo subimos al auto y lo llevamos de vuelta a su sector. Confiados en el, lo dejamos dentro de su casa con comida para que no saliera. Pues bien, el miércoles que fue feriado, el día de las Carmen, nuevamente no estaba, pero ahora en su casa había un tremendo perro adueñado de ella, otro perro abandonado que seguramente atemorizó a Bufanda y este se fue del lugar. Seguimos subiendo y lo hallamos en el mismo lugar de la semana anterior. Al hacerle cariño en su cabeza, palpo algo raro, lo reviso y me encuentro que la herida está abierta nuevamente, lo que me dice que nuevamente alguien le pegó y le enterró los dientes en la misma parte de su cabeza. Mientras mi esposo lo afirma, le hago un bozal de chiripa, para hacerle curación como la primera vez, vuelvo a darle antibióticos…

Ojalá que hoy sábado me espere para curarlo esperanzada que pronto se pondrá bien...si es que aún vive.

La historia se vuelve a repetir…tras el abandono la muerte se acerca a pasos agigantados.

14 de julio de 2008

"Blankita..."



Blankita fue abandonada alrededor de siete meses, junto a sus cachorros que lamentablemente murieron a los dos días de llegar al camino. Iban infectados con distemper, nada se pudo hacer por ellos.

Desde ese día, la perra, pequeña de tamaño, al parecer mestiza con cocker, comenzó a deambular por el camino, buscando ese algo que le faltaba. Veía mi auto, se acercaba, le encantaba que le hiciera cariño en su frágil cabecita, hasta que un día se nos perdió. La buscamos y nada. Lamentablemente le llegó la hora de su celo, se volvió a perder entre las jaurías mas bravas del camino, "los Cabrones", perros que nunca se han acercados a los humanos, nacieron y se criaron en el camino, siendo parecidos en su forma de vivir a los lobos.

La semana pasada apareció, delgada,(poco le gusta comer pellet, en cambio le hace chupete a la comida de casa) insegura, y cabisbaja, con una tremenda guatita, seña de estar preñada. No se deja alcanzar, ella sin querer se aleja. Lo que mas le temo es que no sepa como guarecerse de las indolencias del tiempo, del habitat en que se encuentra. Sino logro tomarla y llevarla a una de las casitas copeva, pido a Dios que se apiade de ella, y le otorgue valores propios para mejorar su instinto de perra madre abandonada.

Ella fue una perra de seguro muy querida...me pregunto ¿que hizo para que la castigaran con el abandono?...y me respondo: No hizo nada mas que entregar amor incondicional a sus amos. Confío en que un día esos malditos amos tendrán su verdadera recompensa...el abandono de sus hijos, de sus familias. Ojo por ojo...



Seguiré subiendo, seguiré buscándola y llevándole comida de mi casa, esa comida casera a que ella estaba acostumbrada.

El que abandona a un perro se hace cómplice de la desgracia que le acontezca.

4 de julio de 2008

"Firulai Adriana del Cármen..."


Hoy quise recordarte, hace ya tanto tiempo de ello que la nostalgia en este invierno ha llegado a mí, debe ser el frío que se dejó caer sobre la ciudad.

Acostumbro a ir al cementerio el día de mi cumpleaños, pues bien, ese día ya venía casi saliendo de vuelta a casa, cuando de repente algo o alguien me llamó la atención. Era hermoso!...y lo mas extraño fue sorprenderme de que en ese lugar hubiera un perro de magna raza como la de el, sharpei. Me detuve para deleitarme como corría a pesar de estar increiblemente flaco, pero aún corria, quizás un tanto atrevido por su raza. Me acerqué a preguntar a un señor que estaba trabajando y me contestó:
Ah, ese perro es Firulay, dicen que tiene como seis meses hace 3 que está botao aquí, si quiere se lo lleva por $30.000
Queeee?... dije yo... yo jamás he comprado un perro.
Bueno ya, deme $ 15.000
Uta que es porfiado usted, le digo que jamás he comprado un perro.
Y ahí empezó nuestra conversación, que porque me habia fijado en el si nadie, lo quería, por eso mismo dije- yo lo quiero.
Fue tanto que a la media hora, luego de conversar de su vida y la mía, de decirle que no era Firulay macho, sino hembra, lo convencí de que la pusiera en mi auto para llevarmela de ahí, que conmigo iba a estar bien, o sino la perrita iba a entrar en celo e iba a sufrir mucho. Fue entonces que lo convencí. La puso en mi auto y partí, mas feliz que perro con pulgas. La llevé al veterinario con mi hija. Según veterinario, ella estaba enferma, grave con bronconeumonia, se puso en tratamiento, era super brava, cada vez que se enojaba fruncía el entreceño. Entonces en su abandono y sufrimiento la empecé a amar, tanto que no importó que me echaran de mi casa. Otro perro mas, y este era diferente a los demás.
Se la mostré a mi esposo e hijos, todos apoyaron que la adoptara, nos empezamos a ganar su confianza y cariño, con el tiempo la sacamos adelante, y ahora tenía nombre FIRULAY ADRIANA DEL CARMEN. No se rían, es en serio, Firulay porque siempre entendió por ese nombre, Adriana porque quien me la regaló se llama Adrián y Carmen porque de quien ella se enamoró, es Carmen su segundo nombre, su amo.
Era tan especial, corredora como ella sola. Un día la llevamos a concursar al Plaza Vespucio para que participara en una competencia de mascotas, corrió mi esposo y ella atrás. Adivinen quien ganó la carrera?

Al parecer nunca tuvo celo, o no se le notaba. Me dió tanto trabajo sacarla adelante por su pelaje tan delicado, vivía botando pelo. Cuando mi esposo la bañaba, había que tener un cuidado único, abrir cada arruga que tenía, estirarle sus rollitos de piel y secarla super sequita para que no quedara húmedo evitar así la formación de hongos. Le gustaba balbucear con su tremenda mandíbula, parecía que rumiaba como comiendo chicle. Hasta fue estrella de televisión junto al profesor Rosa...jajaja.

Un día de abril, no se paró mas, dejó de comer, intentaba ponerse de pie y se caía, yo por mi parte hacía lo imposible por ayudarla, pero era tan fuerte el dolor que ella sentía, que me mordía cada vez que la tocaba, y en su dolor, perdió su esfinteres, se orinaba, yo la limpiaba, pero no había caso, el dolor pudo mas. Llamé al veterinario y me dijo que no había caso, tenía un problema neurológico, pero Dr. le dije, tiene todas sus vacunas, si, me dijo, pero no a su debido tiempo, cuando tu la recogiste ya tenía ocho meses, el daño ya estaba hecho. Nada que hacer.
Fue el peor día de mi vida. ¿Como tomar la inmensa desición de quitarle la vida para que no siguiera sufriendo?. Con el dolor impregnado en mi piel, tuve que hacerlo. Solo pensé en su bienestar, que no volviera a sufrir, a sentir tanto dolor. Y eso que siempre he sido cobarde cuando me ha tocado tomar la resolución de hacer dormir a un perro, soy muy cobarde y reniego de mí por esto, no concivo eutanasear a un animal, aun no logro adecuarme a ello. No soy capaz de estar en ese momento, ni por mas que lo intente, no hay caso. Hoy Firulai está en el jardín de mi casa acompañando a todos los que tengo ahí y también estará donde están todos. Algunos le llaman El Puente del Arco Iris. Quizás algún día la encuentre junto a los míos esperando por mí.
Las lágrimas aún se dejan caer sobre mi rostro cada vez que la recuerdo y aun no me conformo con haberla perdido. Era tan especial mi Firulai, tan especial que no ha habido nadie que la haya reemplazado. Es tan única en el mundo como todo perro que llega a mí.
Recordándote FIRULAY ADRIANA DEL CARMEN, fuiste grande Firu. Así de hermosa era, en la mejor de su época a mi lado, tal como sale en la foto.
Firulai fue una mas que se cruzó en mi camino...y cambió nuestra vida llenándola de alegrías, fidelidad y entrega.

Un escrito, una de mis lágrimas...en un recuerdo.

3 de julio de 2008

"Pit"

Iba subiendo un día, a fines de Diciembre cuando me llamó la atención un perro nuevo en el camino. Era un perro de cuerpo rudo, robusto y muy musculoso. Su cabeza grande, ancha, fuerte, redonda vista desde el frente. De ojos redondos, muy vivos y fugaces.
De tanto oir hablar negativamente de la raza pitbull, su sola presencia impresionaba a mis ojos, me turbaba su mirada, tenía miedo a su carácter, sentía pavor acercarme, de repente bajé de mi auto, me voy a la maletera para sacar alimento y ofrecerle. Pit...lo llamé así por su condición de raza pitbull, para distinguirlo por su nombre de los demás, se me acercó corriendo moviendo su rabo, me quedé quieta y le ofrecí alimento, el, hambriento y fuerte, comió como si nunca lo hubiera hecho. Su cuerpo era un tanque, pero se notaba en su piel varias cicatrices de peleas, como de cortes profundos en su cuerpo.

Ahí comenzó nuestra amistad, mientras comía, le acariciaba suavemente su cabeza, pero siempre recelosa de como el actuaría. No hizo nada, siguió comiendo, feliz, moviendo su cola. Se habituó a esperarme sentado en el camino, a la hora que yo pasaba...y pobre del perro que solía acompañarme en el trayecto corriendo detrás de mi auto, si lo veía acercarse a mí, lo agarraba y no había forma que lo soltase, eran las tremendas peleas habituales cuando había otro perro cerca de el. Costaba mucho separarlo, me las sufría todas al verlo como agarraba al perro que tuviera en frente de el, lo apretaba con su mandíbula y lo podría matar de tanto apretar, aprendí con el, que tenía que mandarlo, darle órdenes en forma ruda y tajante. Quería ser el, siempre...el primero y último en comer, en tomar agua, pero a pesar de su tozudez, yo sentía que me quería, me lo demostraba cuando torpemente se paraba en dos patas, afirmado en mí, e intentaba que yo le hiciere cariño a el en forma obligatoria. Con el tiempo, le fuí tomando cariño. Sus ojos negros me cautivaban como dos faroles en la oscuridad. Era juguetón, entregado y confiaba plenamente en el humano.

Un día me llama Macarena al celular y me dice que hay un perro atropellado, al parecer es el Pit, me dice. Imposible le digo yo, como va a estar muerto.
Al día siguiente cuando me dirigí al camino, persando que Maca se había equivocado o que yo no quería aceptar su atropello al imaginar toda su fuerza, lo busqué por todo el sector, solo encontré esto:

Al parecer fue un camión de esos enormes camiones que pasan a toda velocidad sin respetar a nadie, lo atropelló dejándolo como si una aplanadora le hubiera pasado por encima.

Ahí quedo el "Pit", un perro de raza American pitbull terrier, que un dia quizás le dió muchos triunfos a su dueño en las peleas que lo llevó a participar, prueba de ello eran las cicatrices que tenía en su rostro y cuerpo.

A pesar de todo, un perro...un perro sin culpa de ser de una raza rechazada. Raza catalogada por la gran mayoría, asesina.
No creo que haya perros malos como se le acostumbra dar a conocer por sus instinto asesino, creo que hay malos dueños, lo mas seguro irresponsables en la tenencia de mascotas, quizás por ignorancia de la raza. Pienso que todo va en la forma de sociabilizar, educar y el medio ambiente, vitales en el correcto desarrollo psicológico de este tipo de mascota.
Considero que esta raza como tantas otras, está dotada de gran fidelidad e inteligencia, aunque sea tozudo en ocasiones, de querer llevar su idea. Es sorprendente el grado de fidelidad y devoción que puede procesar hacia su amo; puede llegar a ser el amigo más leal e incondicional que una persona pueda encontrar...siempre que se enseñe y se le eduque con responsabilidad y cariño.

Pit fue otro perro abandonado en el camino...fué víctima de un humano que no midió consecuencias en su sufrimiento.

Donaciones voluntarias

Donaciones voluntarias
Se creó este espacio a pedido de las personas, como advertencia que ésta, es la única cuenta autorizada de Los perros del camino para recibir donaciones en caso que quieras ser parte de la solución. Cuenta Vista o Rut del Banco Estado, N°72577655 a nombre de Marcela Opazo con copia transferencia a losperrosdelcamino@gmail.com Revisa nuestra página Agradecimientos, donde publicaremos quienes son los que realmente ayudan, si es que lo hacen. En caso de hacerlo, todo se va en beneficio de PERROS, alimento, esterilizaciones, incluidos refugios de perritos de amigas que no tienen como darle de comer a los perros abandonados que ellas albergan y protegen en sus hogares que han pasado a ser refugios clandestinos. Muchas gracias.

Translate

Adopta un perro del camino

Lee la historia increible de Rayo, has clic sobre la foto.

Lee la historia increible de Rayo, has clic sobre la foto.
Soy Rayo Boy, un pointer braco, me gusta mucho correr, conoce mi historia, es de un principe.La señora que escribe en esta página se enamoró de mí, y hoy duermo en su sofá en medio del living. Hoy pertenezco a una familia hermosa, tengo un collar con mi identificación y todo lo que necesito. Fui un perro abandonado en el camino, tracionado, pero gracias a esta página, estoy rehabilitado, y muy feliz.

Mi lista de blogs

Videos de los perros del camino

VOLUNTARIA

Entradas populares

Para tí...que te la juegas por nosotros.

"POR UNA LEY VERDADERA...EN CHILE"

"POR UNA LEY VERDADERA...EN CHILE"
Castigo para los que abandonan y maltratan a sus mascotas, con multas y cárcel. NO MAS MALTRATO, NO MAS ABANDONO.NO MAS MATANZAS DE PERROS.

AGRADECIMIENTOS ESPECIALES

Como no agradecerles todo el amor que me entregan a diario, toda esa comprensión que tienen cuando les digo...vamos al camino...y ustedes de siempre me han acompañado, me han ayudado, con frío o calor.
Gracias a mi linda familia, a mi esposo, a Dany y Marce, creo que sin ellos, yo no podría estar todo lo que he estado en estos años.
Gracias también a mis padres, ya que ellos fueron quienes me enseñaron a querer a los perros especialmente.
Los amo y lo saben de sobra, me da lo mismo que me digan mamona...jajaja, y a mucha honra.
Y por supuesto también a quienes han creído en mí por años.
Marcela

Queda prohibido...

ADOPTADOS

ADOPTADOS
Haz clic sobre la foto y verás algunos de los que han sido adoptados. Muchas gracias a quienes con respeto, y cariño los han aceptado como parte de sus familias.

Los Grandes del Camino.

Los Grandes del Camino.
Gracias por tu apoyo.

SE BUSCA

SE BUSCA
"Poqui o Poquita"

SE BUSCA

SE BUSCA
Enterate como el amor puede cambiar vidas.

Nieve en el camino

Nieve en el camino
Mirame bien, así es el camino con nieve, el frío que se siente es horrible, y tu ...bien abrigado en tu hogar. Yo tenía un hogar, un amo, y éste, me abandono al hambre, la soledad, la muerte, frío, sed...no se si podré sobrevivir.

La sarna, la tiña, los hongos...

La sarna, la tiña, los hongos...
hoy tienen solución, buscalas.