30 de diciembre de 2010

"Catalina Francisca"

Cierto día subiendo, recorriendo cerros, escucho a lo lejos ladridos de voces conocidas por su raza, no puede ser, son poodles. La tarde caía sobre el cajón, el viento golpeaba fuerte las ramas de los árboles. Al imaginar su raza en mi mente, presentía tremendo sufrimiento que sentirían, el abandono, el peor de todos. Sus ladridos eran tristes como si tuvieran sus corazones rotos. Empezamos a buscarlos, sus ladridos comenzaban alejarse. Los imaginaba amarrados a los malditos huaches sin tener opción de sacárselos. Los ladridos seguían, pero en caminos diferentes, cada vez que nosotros nos acercábamos, ellos se cambiaban de lugar, lo que verificaba a mis oídos que estaban sueltos. La hora pasaba, la oscuridad se dejaba caer silenciosa rápidamente entre los cerros, las sombras, árboles y ramajes varios. Nada que hacer por ese día. Solo dejar comida suficiente y un tiesto con agua.
Adentrarse entre esos cerros de noche es buscar peligros, y no poder salir. Cuando uno lo hace sin saber a lo que se expone, estando ya en el baile, se desorienta, no sabe para donde arrancar, en vez de ir a las afueras, se va adentrando cada vez mas en aquella selva para muchos desconocida, selva que se lleva la vida de los animales, con mayor razón la de los humanos.

Al día siguiente volvimos a subir, con el solo pensamiento de saber si aún estaban con vida. Había poco alimento, poca agua, buen indicio, ello significaba que algo se habían alimentado. Nada de nada, ni siquiera un gemido, un ladrido.

El día lunes me llama mi querida amiga Loreto, con desesperación en su voz. Marce, dejaron tres poodles, uno café, otro beige y el blanquito está atropellado moribundo. Loreto dejó todo, lo subió a su auto, lo llevó a la clínica con la intención de salvarlo o ayudarlo a dormir en forma digna. Pasaron los días, el poodle blanco no logró sobrevivir.

Con la esperanza de encontrarlos a los otros dos sobrevivientes, subía a diario para ganarme su confianza, nunca los vi, pero yo sabía que estaban vivos. Con Loreto seguíamos dejando su alimentación, su agua, imperdonable era que nos olvidáramos. Llegaron las lluvias de invierno, morirán, nos decíamos, pero no nos daban opción de acercamiento. Solo nosotras sabíamos que ellos existían, si por alguna razón a Lore no le alcanzaba el alimento, me avisaba y yo subía a respaldarla, pero nunca los dejábamos sin su ración. Con el tiempo fueron tomando algo de confianza, aprendieron que días, que hora, nosotras nos aparecíamos por ese camino. En medio de las ramas nos miraban, nos sentíamos observadas, no hacíamos nada, solo los saludábamos casi a gritos para que reconocieran nuestras voces. Al momento de subirnos a nuestros vehículos, ellos se acercaban, pero siempre pendiente, estar atentos en caso que nos devolviéramos. Un día al mirar por el espejo retrovisor veo que van siguiendo mi auto, al rato no los vi mas, supuse que se habían devuelto.


A la semana siguiente, antes de subir al camino paso a saludar a mi querida amiga Carmen, cuando de repente se me viene encima una perra café, sucia, pelada, hedionda. Mi asombro fue grande y le pregunto: ¿Qué haces aquí?...la conoces?...sí, y le cuento la historia desde cuando llegó. Ella le llamaba laucha. O sea que ese día sábado ella siguió a mi auto, olió que yo entré a casa de mi amiga, y se quedó intuyendo que me encontraría, que un día llegaría ahí. Y así fue.

Volví a verla a la semana siguiente,
imposible olvidarme de ella, llevarle su comida especial, continuar con el tratamiento, era un deber y propósito recuperarla.
Hasta que un día Eduardo me dice que había entrado en celo, y por ende donde hay perros machos, perras en celo, se cruzan. No sabía que hacer, llamo a mi gran amiga Morita, quien al saberlo, de inmediato fue la primera en incentivarme, tráela, me dijo, pero a donde?. En mi casa está Rayo, no puedo llevarla. A lo que me contesta, a la mía. No podía creerlo, Dios me estaba dando la oportunidad de sacarla del camino, las palabras de mi padre llenan mi mente, cuando se nos presentan oportunidades, debemos aprovecharlas, de lo contrario jamás hubiese realizado aquel programa de Canal 13. La vida te da sorpresas.
De bajada por la noche la paso a buscar, ella sabe que está en buenas manos, va confiada, me la llevo donde Morita, ahí le doy su primer baño, le hago su primer corte de peluquería. Me asombra que ya tenga pelo casi en todo su cuerpo, solo faltan los codos y parte de sus orejitas. Aun tiene heridas. Luce orgullosa su collar.


Su piel ya está en recuperación, pero falta lo mas importante, quitarle la tristeza de sus ojos, esa tristeza que solo conoce el abandono y la traición. Aun me quedaba mucho por hacer. Sus ojos se iban en mi mente, esa pena profunda me motivaba a seguir. Por que será que siempre me voy por los mas desválidos?, por los mas necesitados. Termina su celo, la voy a buscar y me la llevo a mi casa. Debo seguir recuperándola para poder entregarla en adopción, de lo contrario nadie la querrá.

En casa comienza a ganarse el cariño de mi gente, aprende a respetar a mis perros, me percato que es obediente, entendida, tremendamente humilde.
Decido esterilizarla a sabiendas que yo sufriré sus dolores post operatorios, todo va bien, y mejor aún cuando descubro que es capaz de subirse a la cama. Desde ese momento le llamo la señora.
A medida que pasa los días, me voy dando cuenta de su caracter, es tranquila, cariñosa, insegura, temerosa, cuando siente miedo su corazón se llega a salir de su pecho, no le gustan las lluvias, tampoco el sonido del teléfono, aprendió a quitarle la pelota a nuestro Rayo Boy, lucha por una de mis manos para que la acaricie, y si mi mano no puede, busca otra. Se da cuenta que todas las manos de mi casa están siempre ocupadas. Se sienta a esperar sin pedir, solo espera a que haya una mano libre para acariciar. No importa donde esté esa mano, ella la busca y la encuentra.

Ahi empieza mi preocupación, Catita, está esterilizada, recuperada ya al cien por ciento, debo cumplir mi palabra, buscar una familia con valores que la acepte como es, le tomo fotos, la subo a páginas con la sola intención de devolverle lo que un día le quitaron, el amor de mascota. Son decenas los llamados. No puedo entregarla al primero, trato de buscar la familia mas parecida a nosotros con el temor que ya no quiera irse de mi hogar.
Facebook, me devuelve el encuentro de una compañera de juventud que por años he dejado de ver, Patricia me llama para pedirmela en adopción. A ojos cerrados se la voy a dejar a su casa, ellos la reciben de mil amores, será su única mascota, la mas esperada luego de haber sobrepasado la muerte de su anterior perro, han pasado casi dos años de no tenerlo.

Confiando en ella se la dejo. Me despido, veo lágrimas en sus ojos, esas lágrimas no me las pude sacar durante toda la vuelta, solo pensaba en ella, llegamos a casa, algo había en mi casa que no estaba, mis ojos la buscaban sin encontrarla. Esa noche me costó quedarme dormida, mi pensamiento estaba con ella.

Al día siguiente llamo a Patricia, me dice que todo está bien, me quedo tranquila, cuando al rato me vuelve ella a llamar para decirme que no, que no estaba bien, que Catita ha llorado toda la noche con su cabecita mirando por la ventana a la calle, no quiere comer, ni siquiera tomar agua. Mis lágrimas comienzan a caer. No, nunca mas me digo. Me dicen que tengo que dar tiempo, que aun es luego para que se acostumbre.
No hay tiempo para mí cuando sus lágrimas llegaron a mi corazón.
Mi corazón se hunde.
Me subo al auto y parto.
Llegando a la casa, ella me está esperando, solo mirarnos bastó para decidir que me la llevaría nuevamente a mi casa. Se sube al auto feliz, su cola se mueve como plumero de un lado a otro, va contenta, sus ojos empiezan a brillar, Catita llora, es la vuelta al hogar.

Durante el camino le converso:
Sabes Catita, ha sido una de las noches mas largas que he pasado, no he dejado de pensar en tí, me siento culpable de no darte lo que tu quieres, debes saber que antes que tu hay mas perros dueños de mis caricias, ellos están por muchos mas años. Ella solo me mira, a ratos pasa su lengua sobre mi mano, quiero imaginar que me entiende. Si tu crees poder soportar la espera de que mis manos te acaricien, no ponerte celosa ni siquiera con Rayo cuando le muerdes sus patitas para quitarlo de mis brazos, si tienes tanta paciencia para esperar, esta es tu oportunidad de quedarte, sin condiciones...pero una cosa te puedo asegurar, que jamás te abandonaremos.

Mientras manejo, acariciando a ratos su lomo, ella va tranquila, confiada, mis lágrimas no cesan de caer. Llegamos a casa, se baja corriendo, le ha cambiado la vida, se la recorre toda, a cada perro olfatea saludándolo como tratando de verificar que no se equivocó, se va directo al patio, se toma casi toda el agua. Al rato duerme, pero duerme durante todo el día y la noche.


Desde ese momento Cata es parte de mi hogar, es la compañera de Rayo, ambos son parte de nuestra familia. Aprendió a jugar, a quitarle el quién vive a los demás por una pelota de tenis a esperar pacientemente que unas manos estén desocupadas, y cuando las ve desocupadas se tira a ellas como abeja a la miel...jajaja...esa es mi Cata, una perra cobarde, que le tiene pavor a la lluvia y al viento, a la campana del teléfono, que no le gusta estar sola y su mejor manera de demostrarlo es protestar tirando la ropa al suelo en el patio, tiene una fuerza de voluntad increíble para hacer dietas y bajar de peso cuando yo no estoy, Catita es ella, así la aceptamos, le entregamos lo mejor de nosotros sabiendo que nosotros para ella somos lo mejor que le ha pasado en su vida, y lo que es sublime, es que Catita nos ama con solo mirarnos.


Mirarla como está hoy nos llena de emoción, sobre todo saberla feliz dentro de nuestro hogar, ella ocupa su propio lugar, lugar que se ha ganado con paciencia y bondad.

Hoy observo sus ojos, los comparo con la primera foto que le tomé, hay una enorme distancia desde aquel día y el de hoy.

Tal vez se pregunten ¿que pasó con su hermano?...hasta el día de hoy lo busco, sigo dejando su comida y agua en el mismo lugar, cuando vuelvo no encuentro, eso me da pauta a soñar que aun vive. Últimamente no lo he visto, quiero seguir soñando que lo encontraré, he llevado a Catita al lugar, pero ella se asusta y se vuelve a subir. Los perros tienen recuerdos, esos recuerdos también los perturban.

Término de año, es rico compartir que no todo en la vida es triste, de todas esas tristezas vividas, dejalas que se las lleve el año viejo, toma lo bueno de este año, cúbrelo de abrazos apretados para llevarlos al siguiente año. Todo lo negativo dejalo atrás, no vuelvas a mirar, lo que te dañó, ya dañó, ahora levanta tu cara, mira de frente y avanza, esa soy soy. Un ser humano como muchos de los que se acercan a esta página a leer mis palabras, un ser humano que disfruta tanto sus alegrías como sus penas, sabiendo que el bien siempre triunfa sobre el mal, y que la maldad tarde o temprano se devuelve. Haz el bien sin mirar a quien. Cerrando círculos.

Todo engrandece...hasta el amor a los perros.

Solo hay que saber entregarlo...Dios multiplica el amor.


FELIZ
"AÑO NUEVO"

Les desea


LOS PERROS DEL CAMINO





23 de diciembre de 2010

"Feliz Navidad"

La foto...hoy un recuerdo hermoso de MíaSamira,
Como olvidarla si me dió toda su vida, toda su "lealtad" hasta el fin de sus días, me entregó ese amor incondicional que solo "ellos" pueden entregar con el alma. Compartirla con ustedes en su memoria.
Aún sin ánimo, pero con toda la energía del mundo, es fuerte perder la raíz física de tu vida, pero intentando volver a caminar. Nunca me he ido de los caminos.

Nochebuena, Navidad... para mí es agradecimiento:

AGRADECER a Dios por cada día que me ha entregado, por tener el privilegio de estar presente en miles de amaneceres y puestas de sol, por que a pesar de todo, estoy sana...por la sonrisa diaria de mis hijos, por el amor y entrega incondicional de mi esposo, por la lágrima derramada en su oportunidad, por haber tenido el placer de disfrutar hasta sus últimos momentos a mi sabio padre privilegiado hasta sus noventa y un años de vida que hace tan poco tiempo partió. Se que será una difícil nochebuena sin su presencia física, pero dentro de nosotros su corazón late mas fuerte, agradecer por el ladrido y lengüetazo de cada uno de mis perros y también de los que no lo son...,por el trabajo, por la amistad que aun sigo confiando que existe a pesar de la traición, por los que creen, por los que se entregan, por los que sufren y se alegran conmigo a través de mis escritos , por el daño que intentan hacerme a sabiendas que no es a mí a quien dañan, sino a ellos los abandonados...por mis amigos que están lejos queriendo estar cerca como Blanca de Miami, Mónica de España, a Patricia de Montreal, por mis amigos como Magda, Melita,Salomé, Claudia, Alejandro, Sofi, Pablo, Alvaro (disculpas por si se me olvida alguien)...hay tanto que agradecer en este mundo, por ellos, por los que sobreviven a pesar del calor y la sed en los días calurosos de verano o las noches eternas de lluvia, frío y nieve en invierno, por los que corren aun vivos tras del auto que los abandonó logrando salir de ese camino, por los que sientiéndose poca cosa estando enfermos deciden ir a morir a la punta del cerro, por los que dejaron de sufrir cuando un honorable humano los mató enterrándoles palos calientes por su ano, ahorcándolos con alambres, por los que encontramos muertos a la orilla de los caminos, por los que dejaron amarrados de sus patas y sobrevivieron con nuestros cuidados, por los que hoy ya no sufren, agradecer a Romina y a las personas que se han llevado cachorros pensando en darles una oportunidad que allá no tienen, para los que han adoptado un perro del camino, para los que un día subieron con algo de alimento y se aburrieron, a los carabineros que dan la ronda y me acompañan de repente en sus vueltas en medio de la oscuridad, a los bomberos, a toda esa gente que me detiene para decirme siga adelante, a los que han intentado pisotearme, a los que me han injuriado y traicionado, a los envidiosos, a los lucradores que han usado a los perros del camino en beneficio de sus bolsillos, a los que no saben y se dan el lujo de opinar, a todos ellos, ya que sin ellos esta página en parte no sería lo que es.

AGRADECER a quienes han ayudado en lo personal a ser mejor humano cada día de mi vida con sus palabras, sugerencias, ideas, alentándome a seguir, a los que estuvieron conmigo y ya no están, y a las cientos de llamadas telefónicas con una palabra de consuelo en el momento de partida de mi padre.

AGRADECER a cada uno de ustedes, a los amigos del facebook que de alguna u otra manera se han dado los minutos, la paciencia para pasar por aquí y leer mis escritos que he ido creando a través de historias reales de insignificantes perros abandonados en espera del juicio final, escritos que he confeccionado con esperanza, llanto, alegrías, uniendo detalle a detalle, escritos con el alma, para que a través de mis letras puedan ser transportados a ese camino como tantas veces me lo hacen saber. Ustedes estan en los caminos que recorro.

Agradecer a mis perros que cuando llego del camino me huelen y me besan sin sentir celos, especialmente a mi Kitty Mesua, su paciencia, su entrega diaria, ese gran amor que a diario me hace sentir en sus gestos, sus miradas, sus caricias, su paciencia, su amor entero...por todo lo vivido a concho, por mi vida...como le dice Blanca a ese sinvergüenza come mandarinas , que también es parte de mi felicidad.

El tiempo se me va...debo apurarme...hay caminos que me esperan. Si alguien quiere hacer un hermoso regalo de navidad, que mejor que pudiera adoptar a esta pequeñita aun sin nombre, mestiza de poodle con algo, es una de las últimas adquisiciones del camino, la botaron por sarna la que ya está en tratamiento, y por tener un quiste en una de sus mamas, nada grave. Es tremendamente humilde, confiada, dócil, especial para estar con niños. No come mucho, solo pide manos que la acaricien. Si te decides, por favor hazlo luego, me comprometo a ir a dejarla a la hora que sea. Sería el mejor regalo que me podría hacer Dios. Esperaré. Hay que seguir confiando.



GRACIAS por todo.


"FELIZ PASCUA Y NAVIDAD LES DESEA"

LOSPERROSDELCAMINO



NO MAS PERROS ABANDONADOS

NO MAS MATANZAS DE PERROS



Marcela Opazo
9.7979362



Donaciones voluntarias

Donaciones voluntarias
Se creó este espacio a pedido de las personas, como advertencia que ésta, es la única cuenta autorizada de Los perros del camino para recibir donaciones en caso que quieras ser parte de la solución. Cuenta Vista o Rut del Banco Estado, N°72577655 a nombre de Marcela Opazo con copia transferencia a losperrosdelcamino@gmail.com Revisa nuestra página Agradecimientos, donde publicaremos quienes son los que realmente ayudan, si es que lo hacen. En caso de hacerlo, todo se va en beneficio de PERROS, alimento, esterilizaciones, incluidos refugios de perritos de amigas que no tienen como darle de comer a los perros abandonados que ellas albergan y protegen en sus hogares que han pasado a ser refugios clandestinos. Muchas gracias.

Translate

Adopta un perro del camino

Lee la historia increible de Rayo, has clic sobre la foto.

Lee la historia increible de Rayo, has clic sobre la foto.
Soy Rayo Boy, un pointer braco, me gusta mucho correr, conoce mi historia, es de un principe.La señora que escribe en esta página se enamoró de mí, y hoy duermo en su sofá en medio del living. Hoy pertenezco a una familia hermosa, tengo un collar con mi identificación y todo lo que necesito. Fui un perro abandonado en el camino, tracionado, pero gracias a esta página, estoy rehabilitado, y muy feliz.

Mi lista de blogs

Videos de los perros del camino

VOLUNTARIA

Entradas populares

Para tí...que te la juegas por nosotros.

"POR UNA LEY VERDADERA...EN CHILE"

"POR UNA LEY VERDADERA...EN CHILE"
Castigo para los que abandonan y maltratan a sus mascotas, con multas y cárcel. NO MAS MALTRATO, NO MAS ABANDONO.NO MAS MATANZAS DE PERROS.

AGRADECIMIENTOS ESPECIALES

Como no agradecerles todo el amor que me entregan a diario, toda esa comprensión que tienen cuando les digo...vamos al camino...y ustedes de siempre me han acompañado, me han ayudado, con frío o calor.
Gracias a mi linda familia, a mi esposo, a Dany y Marce, creo que sin ellos, yo no podría estar todo lo que he estado en estos años.
Gracias también a mis padres, ya que ellos fueron quienes me enseñaron a querer a los perros especialmente.
Los amo y lo saben de sobra, me da lo mismo que me digan mamona...jajaja, y a mucha honra.
Y por supuesto también a quienes han creído en mí por años.
Marcela

Queda prohibido...

ADOPTADOS

ADOPTADOS
Haz clic sobre la foto y verás algunos de los que han sido adoptados. Muchas gracias a quienes con respeto, y cariño los han aceptado como parte de sus familias.

Los Grandes del Camino.

Los Grandes del Camino.
Gracias por tu apoyo.

SE BUSCA

SE BUSCA
"Poqui o Poquita"

SE BUSCA

SE BUSCA
Enterate como el amor puede cambiar vidas.

Nieve en el camino

Nieve en el camino
Mirame bien, así es el camino con nieve, el frío que se siente es horrible, y tu ...bien abrigado en tu hogar. Yo tenía un hogar, un amo, y éste, me abandono al hambre, la soledad, la muerte, frío, sed...no se si podré sobrevivir.

La sarna, la tiña, los hongos...

La sarna, la tiña, los hongos...
hoy tienen solución, buscalas.