30 de julio de 2010

"Una caricia inolvidable"


Era hijo de la Ojitos Celestes con Martín, de la última camada de seis cachorritos, solo el sobrevivió. Sobrevivió en un mundo donde no existe el humano que toca, que acaricia, en un mundo donde el hambre se lleva a muchos. Lo consideraba valiente de sobrevivir, de lidiar con un clima que a veces es idiota entre el exceso de calor como el exceso de frío. En honor a Martín, su padre, un perro que siempre quise traerme, pero el destino me juega pasadas pesadas, lo entiendo, y sigo adelante. Martíncito, era delicado, tranquilo, cerca de los tres meses de vida se nos perdió de vista, supusimos que había muerto junto a sus otros hermanos, a las dos semanas apareció, dándonos cuenta que tuvo la mala suerte de quedar enganchado en un maldito huache. Aún no se desarrollaba lo suficiente, que fue lo peor, entonces el huache se le incrustó mas y mas en su patita, de ahí lo notaba de lejos por que cojeaba con la pata encogida. Ni por mas que lo intentamos para poder atraparlo y sacarle ese huache, no lo logramos. Su cuerpo siguió su crecimiento, quedando el huache incrustado en su pata, mientras su piel la recubría por fuera. Cada vez que nos veía llegar siempre nos esperaba sentado a lo lejos, mientras su jauría se acercaba tímida a comer, el esperaba que todos terminaran para acercarse cuando ya nos íbamos. Era bello, creció en ese camino lleno de cerros, arrancando, era su hogar, lo único que conoció en su mundo.


Era tarde, caía el frío sobre la ciudad, ibamos subiendo por el camino con Salomé, la amiga que adoptó a Blankita cuando al mirar hacia las orillas de la calzada diviso un perro muerto. Al darme cuenta, me detengo para comprobar que era quién yo pensaba. Nada que hacer, lo encontré muerto. Lo único que pienso hoy en ese momento, dejó de sufrir, no conoció nada mas que ese camino lleno de tantos sin sabores de perros abandonados. Es la única esperanza de dejar de sufrir en ese abandono, donde la muerte fue su libertad.

Me acerqué hacia el, lo revisé completo, me extrañó no ver mas sangre que gotas debajo de su hociquito, no tenía heridas, ni rasguños, solo dolor en su semblante, me arrodillé a su lado y pensé tanto haber soñado con acariciarlo en vida, poder abrazarlo, ahora lo tenía en frente mío, pero inerte, lentamente posé mi mano en su cuerpo aún tibio, deduje que hacía poco lo habían atropellado, preferí pensar que fue atropello. No se imaginan la emoción que sintió mi cuerpo al tocarlo... por primera vez mis manos ansiosas lo acariciaban, mis manos recorrieron su pelaje suave, limpio, inmensamente virgen, lleno de pesares dolorosos memorables en su pelo, su patita con huache. Lo acaricié una y otra, y otra vez, jamás podré olvidar la suavidad de su pelo y la sensación en mis manos heladas. Cierro mis ojos y vuelvo a sentir su tibieza en las palmas de mis manos. Era una sensación como haber tocado la luna, algo inalcanzable de poder hacer en vida. Tenía que morirse para yo saber como era. Sentí hasta que sonreía en mi imaginación cada vez que mi mano bajaba y subía en su cuerpecito. Tenía alrededor de ocho meses. Amé ese momento, y le agradecí a Dios de poder hacerlo. Fue mi despedida, quizás algún día cuando nos reencontremos el me diga que mis caricias fueron las únicas que sintió...no lo se. Nadie ha vuelto de la muerte, habrá que esperar.

Al rato llega Alejandro, traigo un saco de los mismos que van quedando vacíos de alimento en la maletera y al momento de colocarlo dentro, me fijo que tiene heridas cerca de su hociquito, espera le digo, no lo atropellaron, lo mataron. Ale con tal de no verme apenada, apuró el suceso de enterrarlo simbólicamente...aquel pequeño aún cachorro quedo enterrado entre los cerros donde nació, creció y murió.

Ese día, el 18 de julio, puse en mi facebook los perros del camino, la sensación de lo vivido, quizás quienes lo vieron lo recordarán, pueden comprobarlo. Llegué mal, costó tratar de aminorar esa pena que tenían mis manos, hoy lo puedo decir, era pena y egoístamente una oportunidad que alguien me dió de hacerlo, pero tardíamente.

Con el paso de los días, pasé las fotos, y como siempre hago trato de buscar pruebas que me lleven a algo, fíjense en la foto anterior y en esta, que está ampliada...diganme que ven. Con la duda en mí se la mando a otras personas, coincidiendo que a este como a tantos otros hay alguien que los va exclusivamente a matar.

A este pequeño lo mataron con una voleadora, si se fijan cerca de su naricita hay una piedra que está atada a un alambre, ese alambre está atado a un palo... el desgraciado que lo hizo debe ser especialista en este juego, le dió de pleno en su cabeza, hasta le sacó parte de sus dientes. Fue tal el impacto que murio al instante, ni por mas que traté de cerrar sus ojitos, no pude. No había mas sangre que la que se ve en la foto. Conclusión lo mataron. Es así como mueren en parte los perros abandonados en el camino. El maltrato animal en Chile hay que denunciarlo, quizás solo así podamos algún día tener una verdadera ley en su contra, si no lo hacemos cada día será peor. Yo no quiero mas mascotas abandonadas, el abandono de perros es el mas recurrente maltrato animal en nuestro país.

Bien saben los amantes que hay caricias que son no una simple caricia, sino una posesión. Esa sensación en mis manos, jamás podré borrarlas de mi alma. Te amé Martíncito. Confío en la justicia divina...tarda, pero llega.


29 de julio de 2010

"Hasta pronto...Camila Axa al Wadi en el Valhalla "


Han pasado un par de días, desde que vi partir a mi segunda hija mayor, mi bebe chiquitito, tengo tanta pena amontonada, sentimientos que solo el tiempo deberá ayudar a borrar, heridas que solo la vida deberá cicatrizar.

Duele el alma dejar partir, duele el corazón ver morir a quien amamos, primero fue Luly y ahora cuando no debería haber pasado pues era joven mi hija, el destino quiso otra cosa, simplemente arrancarla en muy poco tiempo de mi lado. Mi chanchito como olvidar cuando llegaste a mis brazos, cuando fui tan feliz al recibirte como regalo, te amé desde el primer día, eras una diabla golosa que comía de todo, me hiciste rabiar con tus hábitos cochinos para mi, se me viene una sonrisa al rostro al recordar aquella vez que te robaste las betarragas de la ensalada, no sabia quien fue pero tu caquita te delató jeje, haz sido mi única hija que gustaba comer verduras, amabas comer.
Tengo tantos recuerdos de tu vida junto a mi, tantos, el primer día que competimos en una exposición oficial, el día que obtuviste tu campeonato chileno, ese día llovía torrencialmente, yo apenas podía correr, me había recuperado recién de la operación de mis piernas, pero así y todo corrimos y ganamos, eras mi chanchito campeón, mi chanchito gordito bello.
No quiero hacerme mas daño ya tengo una nueva espina en mi corazón, hice lo que creí correcto cuando te enfermaste, yo sabía que no era solo tos, me quemé las pestañas leyendo buscando información, descartando y preguntando a cuanto médico conocía sobre que podrías tener, tenía miedo y muy bien fundado fue todo, el último examen que porfiadamente te repetí fue lapidario, ya estabas mal..en solo cuatro días te fuiste, en solo cuatro días reviví todo lo que pase con Luly, en solo cuatro días mi vida volvió a cambiar, si antes era freak ahora lo soy por tres, si antes amaba a mis bebes ahora las idolatro y es con ellas que solo siento calma, es con ellas que me siento feliz, como hijas hacen rabear, pero las amo y cuando ya se hayan ido todas por Dios que ni me imagino que pasará conmigo.
La Leti me ha cuidado harto, me ha dado besitos y abrazos eso que mis congéneres no me han dado salvo un par de personas que entienden que para mí, ustedes no son cosas para mí son familia, hijas y amigas.

A pesar de vivir de la mano con la muerte me cuesta demasiado aceptarla, y desprenderme de mis bebes, las extraño con toda mi alma me importa una raja quienes crean que es demasiado por un perro, pues les digo para mi es mas humano un perro que un maldito humano que nunca ha sabido lo que es amar.

Te extrañaré mucho, cada día dolerá menos, se que te di lo mejor te cuide como nadie lo haría en tu enfermedad, y fuiste capaz de mirarme cuando te fuiste, estabas ida, estabas dejando de luchar, pero reconociste mi voz, me miraste fijo con esos ojitos, moviste tu colita y te quedaste dormida, nunca me podre olvidar de eso, nunca, porque dormiste, tus ojos se cerraron y me pediste te sacara la máscara de oxigeno querías dormir, querías descansar. Hasta pronto bebe, yo seguiré acá mientras tanto seguiré tratando de ser médico y poder salvar mis deudas con ustedes, seguiré peleando con mis fantasmas y seguiré luchando esta guerra que es la vida diaria, los que han partido primero solamente se nos adelantaron pero tarde o temprano nos reuniremos y nunca mas nos separaremos.


Hasta pronto hija, te quiero...te amo.

Cristián Herrera.



La muerte se vive de la misma manera cuando amamos de verdad, entre un perro o un humano.

Marcela Opazo

27 de julio de 2010

"Cuartel la Obra"

Desde pequeña he amado la luna, me gustaba mirarla desde la ventana que daba a la calle, en noches oscuras y silenciosas, la buscaba, hoy sin buscarla la encuentro. Caía la helada sobre la ciudad, la noche callada y silenciosa, aquellos que durante el día se sientan a esperar que alguien les tire algo a su pasada, no están... De repente sobre el camino una bola redonda grande me ilumina, es ella, mi luna nostálgica de tiempos mosos. Al parecer el frío espanta los autos. Solo veo al taxi.

Todo yace callado, no hay perros de noche en busca de...imagino que están escondidos debajo de algún árbol, o de alguna roca que los proteja del inmenso frío que ha hecho últimamente. Saco una mano hacia fuera del vidrio, se me congela casi, hace frío, media novedad. Pobres guachitos abandonados. Es la vida, me consuelo.

De repente a lo lejos diviso varias luces que prenden y apagan, parece árbolito de pascua, es extraño en el camino ¿Qué habrá pasado? ¿Algún accidente?...me pregunto.


Nos acercamos lento pensando que algo grave ha sucedido. Nos recibe un bombero con una linterna encendida en su mano. La curiosidad de mujer hace que me detenga y les pregunte. ¿Sucedió algo? a lo que me responden apagamos un pequeño amago de incendio.

Lamentablemente no falta la persona irresponsable que va a pasear a esos parajes, busca leña y enciende fogatas, fogatas que al irse quedan prendidas, y a pesar del frío siguen permaneciendo prendidas. La de hoy era algo mas que una fogata. Basura.


Estaciono el auto, me bajo...a pesar del frío nos ponemos a conversar, es casi normal les digo que la gente deje sus fogatas encendidas, que muchas veces hemos tenido que apagarlas con tierra o agua. El tiempo pasa rápido, mi cigarrillo se consume,(el tábaco produce cáncer)... entonces al despedirme les digo pónganse para una foto. Las vueltas son la que dejan...dicen. Esa vuelta valió la pena de conocer gente anónima voluntaria que hace un tremendo esfuerzo por estar en el momento preciso cuando se necesita su colaboración. Son los bomberos de Chile.


El compromiso es compromiso...aquí están los chicos del Cuartel La Obra de San José de Maipo, en agradecimiento a su tiempo, a su entrega. Saludos para ellos: Cuartelero José Quezada y Carlos Reyes.

La vuelta en noche de luna, dejó silencio, conversación, asombros...Bienvenidos a esta página, pobre, pero grande en contenido y cariño.

Aprovecho para pedirles que si van al camino, y encienden fogatas, por favor, acuérdate que un pequeño fuego puede quemar miles de héctareas, no te olvides de verificar que lo apagaste, estarás ayudando a la sociedad y al planeta que lentemente muere por nuestra irresponsabilidad.

Yo vuelvo a mi hogar donde me esperan mis perros. ¿Que hubiese sido de mi Rayo?...le tiene horror a la lluvia. Ellos, los abandonados, quedan allí escondidos entre los cerros...esperando... la muerte o la vida.



24 de julio de 2010

"Perros bajo la nieve"

Cuando era aún pequeña (uuuuuu…dirán algunas), recuerdo ese día de 1967 que nevó grosamente en Santiago, día domingo, de noche, estaba feliz asomada a la ventana observando como caía esa frágil plumilla blanca mágica, gruesa y liviana cerca del poste de la luz que la hacía ser mas pura a mi vista. Mis ojos eran primera vez que veían como caía la nieve sobre las casas, sobre las calles húmedas que prontamente en pequeños minutos cubrió como un manto la tierra barrosa, jamás podré olvidar esa sensación de gozo infantil y el brillo de mis ojos. Me quedé todo el tiempo que nevó mirando por aquella ventana, hoy llena de recuerdos y sensaciones mentales, me imaginaba que estaba en vísperas de navidad pleno polo norte, mente soñadora, soñaba caminar con botas de goma sobre ella, entre medio de los pinos iluminados, bajo la nieve cayendo, así como mostraban las películas de mi querido Pato Donald, tirándome bolitas de nieve con Hugo, Paco y Luis…eran otros tiempos, tiempos de inocencia, de no saber la realidad que se esconde tras los fríos días de nieve.

No conforme ayer, hoy decido volver a subir a pesar del poco alimento quedado, pero confiada en que me alcanzará en caso de encontrarme con alguno que no alcanzó la vez anterior. Apenas vi que la lluvia se detuvo, me preparo y subimos a pasear me digo, siempre ha sido un paseo disfrutar de la naturaleza. Siempre positiva. Lo primero que veo en el cielo al salir es un hermoso arco iris e imagino al duendecito con el tesoro en sus manos al final del camino de colores. Eso me da ilusión, no lloverá más.


Los cerros se ven nevados casi hasta abajo, echo de menos como ayer a Chocolate y Cholo, imagino que con frío no quieren salir, seguimos subiendo, ni siquiera es necesario llamarlo, ellos están ahí como a sabiendas que yo voy, trato que todos alcancen aunque sea un poquito. Los autos empiezan a bajar por el camino y la gran mayoría trae en sus techos o vidrios, monitos de nieve. Nevó, me digo. Seguimos subiendo, el atardecer está increíble. El frío cada vez se hace sentir con más fuerza.


Ellos siguen saliendo a mi encuentro, sus cuerpos mojados aún tiritan, se devoran las galletas huesitos con pasta de pollo, su meneo de cola en agradecimiento egoístamente me hace feliz. Cada vez son más los autos que vienen bajando. Y menos los perros que salen a mi encuentro.

Otra vez no encuentro la jauría de Marina y su madre, la Panchita, el Pluto y sus dos acompañantes, quiero pensar que han aprendido hacerle el quite al frío.
Llegando al sector de la jauría me asombro del manto blanco que cubre el pasto verde, nos detenemos, ellos están ahí.
¿Dónde estarán los que alguna vez fueron sus dueños y los abandonaron? ¿No les remorderá su asquerosa conciencia de la traición que cometieron?

Seguimos subiendo, mis manos sin guantes empiezan a sentirse mas heladas con el hielo, echo de menos a varios de los nuevos perros abandonados, quizás no fueron capaces de soportar el frío sin la experiencia de saber guarecerse en una selva donde los peligros acechan. Donde cuesta sobrevivir.

Ahí están los show chow en compañía de la Negrita. No diviso a Hermosa, me deprime pensar que un día la encontraré muerta, tomo aire y grito su nombre al viento…Herrrrrmooooosaaaaa. La pastora viejita sale a recibirnos.

Yendo mas arriba, veo la nieve que cubre gran parte de los cerros, los techos de las casas del Cajón del Maipo están blancos, las luces ya están prendidas...¡es lindo el paisaje en invierno con los techos nevados!. Chocolate, su hermano Rucio y las Negritas, eufóricos saltan alegres al vernos, siempre son los que mas sufren con las nevadas y las lluvias, de vuelta nos detenemos donde siempre, que diferente al día de ayer a hoy, cuando Ximena y Magda subieron el cerro para poder dejarles alimento escondido debajo de los arbustos, sobre todo a los mas cachorros. Hoy todo es blanco, son mas perros de los que aparecen, hay mas cachorros vírgenes buscando bajo sus instintos como poder sobrevivir, mi alma se encoge, me siento pequeña y miserable ante tal desgracia, las lágrimas se atosigan por querer salir, lágrimas “culias” les digo y cobardemente no las dejo que salgan, no es hora de hacerlo, es hora de correr a quitarlos del camino ante que los atropellen, son muchos los autos que están detrás del mío apresurados tocando bocina, me doy un minuto para ponerme el delantal con reflectante que me regaló Guty, de algo sirve que me lo ponga, me respetan y corriendo saco del medio de la calzada a los cachorros para darles de comer, pobres, no se dejan tomar, arrancan, me alejo y ellos vuelven, los dejo solitos comiendo y sigo, con la pena de no querer irse del lugar, el recuerdo de mi Jiji y Nachita viene a mi mente, un día como hoy las encontré recién nacidas y huérfanas de madre. Fueron dos de las tantas adoptivas que me he traído, hoy el cansancio se nota.

Quiero confiar que Dios es animalista, y les dará la oportunidad de pasar esta prueba, aunque es difícil, los cachorritos en esta época siempre mueren. La hipotermia se los lleva. Quiero pensar que muriendo dejaran de sufrir su desgracia de ser abandonados sociales.

Ellos se me acercan inocentes que tal vez nunca mas nos veamos, yo pienso, yo sufro, yo hecho garabatos en contra de esos humanos desgraciados que no pensaron en el daño que les darían a las que una vez fueron tratadas como mascotas. Yo soy feliz, yo estoy triste. Sentimientos encontrados al acariciar sus pieles húmedas, al sentir sus lengüetazos sobre mis manos…y ahí estoy yo, bajo el frío hielo junto a ellos, con lo poco que tenía fui capaz de engañar en parte sus tripitas, creo que mas que comida hoy les dejé pellet de mis caricias por montones. Se acaba rapido el alimento en las temporadas de invierno. Algún día me sacaré el Loto y sigo adelante.


Mientras ellos comen, nosotros tomamos café. El café está mas caliente que ayer, mi cigarrillo solitario se consume mas luego que ayer, no hay palabras al aire en conversa, la canción de Calamaro resuena dentro de mi auto...

Te seguiría por todas partes y volvería a la ciudad,
si me das, otra oportunidad,
de volver a empezar, mejor que antes
quiero darte cada uno de mis instantes..."losperrosdelcamino"

Dentro de mi mente...de mis oídos...otra oportunidad de volver a empezar.

Ellos aun están a mi lado, veo que comieron y los echo a esconderse, a que se vayan acostar. No quiero ver que los atropellen, la gran mayoría de los autos va a exceso de velocidad. No falta el que se queda echado en la humedad esperando que me vaya.

Como haber imaginado aquella primera vez que hoy sentiría impotencia, sensaciones extrañas de rechazo hacia esa plumilla suave que deja huellas imborrables en mi corazón, rechazo ante el frío hielo bajo sus cuatro patas sensibles y sus mentes inocentes. Jamás lo hubiera pensado que esa primera vez se guardaría tan mágica en mi mente, y hoy la última, se guardaría con tanto temor. Temor de encontrarlos muertos el día de mañana, por que muchos de ellos no serán capaces de sobrevivir a la hipotermia en sus cuerpos casi congelados durmiendo en la humedad debajo de alguna roca o el ramaje de un arbusto entre los cerros. La muerte en la nieve acecha en los abandonados. Con la nieve las esperanzas se duermen con muchos de ellos.



Es triste la vida de un perro abandonado, y es mas triste la vida de un perro abandonado echado sobre la tierra con nieve. Es triste la vida de un perro del camino... ¿quieres ayudarlos? Entonces comunícate conmigo a mariposaunika@gmail.com, es fácil hacerlo cuando de verdad queremos, querer es poder me digo cada día cuando no tengo ganas de ir por falta de alimento, pero ahí estoy, trato de ser de las que no le facha. Derecha, fiel hasta el final.



Ahora de tí también depende que ellos tengan una oportunidad, el abandono de perros también es maltrato animal, no aceptes que le hagan a los perros mas maltrato del que ya le han hecho.



10 de julio de 2010

"Bella o Hermosa"

Hace aproximadamente casi dos años abandonaron en el camino dos perros machos de raza show show y una perra negra mestiza de pastor alemán. Los show show son perros difíciles en el sentido territoriales, se sienten dueños de esa perra, tal vez fueron criados juntos, quién sabe. Pues bien, en la última camada de seis que tuvo la Negrita, habían sobrevivido cinco cachorritos, pero no se dejaban tomar. Cuando el dueño de las tierras decidió tapar un hoyo donde la gente sucia iba a botar escombros y basura, de esos seis cachorritos, tres quedaron bajo las toneladas de tierra que hecharon, fue horrible. Llegué al camino el mismo día del echo, los trabajadores me contaron lo que había sucedido, los buscamos por todas partes del sector, no los encontramos. A la semana siguiente que alegría mas grande, ahí estaba la madre con dos de ellos.


Cada vez que me veían ella se acercaba, pero sus crías se alejaban para observarme de lejos, era difícil tomarlos, no estaban acostumbrados a la gente, solo a su soledad y compañía perruna. Pasaron las semanas, el cachorrito macho falleció por atropello, no ví mas a su hermana.
Un día siento que alguien me observa, es típico de mí llevarles cositas ricas, creo que gracias a ese olor de las latas de Melita fue que tuvimos nuestro primer contacto, yo con mi mano estirada, en ella una galleta con pasta de pollo, me agacho y espero sin moverme, apenas se acercó, estiró su hociquito y me quitó la galleta. Me enamoré de su mirada, de esa desolación que expelía cada vez que me miraba de lejos, siempre me decía, que ganas de abrazarla, de tomarla, de llevármela, ahí estaba Hermosa mirándome.


Me encantaba como me observaba, de seguro ella creería que yo no me daba cuenta, que equivocada estaba, ella se venía conmigo en mi imaginación cada vez que la veía, pobrecita, nunca la podré tomar, me decía. De a poco ella se fue conquistando de mis manos, de mi forma de hablarle, de la confianza que le entregaba, del cariño que me hace ir... ¿Será mi aura?...una vez alguien muy especial para mí, que vió su perro enorme se me abalanzaba encima y no me hizo nada mas que pasarme su lengua por mi cara, quedó extrañado por que nunca lo había hecho con nadie, era una perra brava, me dijo que mi aura era blanca, que los animales la reconocen desde lejos, tal vez por ello que se me acercan con tanta facilidad, por donde quiera que voy no falta el perro que me sigue.


Bella o Hermosa, está a punto de tener su primer celo, si es que ya lo ha tenido no me he dado cuenta, ella es muy dócil, humilde, juguetona, tranquila...y no quisiera que su vida se perdiera entre tantos cerros y perros abandonados. Ella no ha tenido la oportunidad de nacer en una cuna, nació en medio del cerro entre piedras, ramas, árboles, viento, se crió entre lluvias, y con la guatita insegura de comida, pero ese ha sido el único hogar que conoce, la libertad. De a poco a ido tomando confianza con las personas que últimamente han llegado, hoy quiero darle la oportunidad, esa oportunidad que el destino no me dió con Martín, con Tita, con Charito...quiero que ella conozca otra vida, tenga una familia que la acepte tal cual es, no me quiten la ilusión de seguir soñando...el día que lo deje de hacer, estaré muerta.
Aun me queda mucho por hacer, quiero seguir haciendo lo que es mi felicidad...soy una roba perros abandonados, como leí hoy en un escrito...les robo los perros abandonados a los caminos. Si alguien me quiere juzgar, que lo haga...seguiré haciéndolo.


Les presento a Hermosa...es Bella, creo que no me equivoqué en mi desición de contarles su historia...ella no ha tenido "la oportunidad"...esta es su oportunidad, la suya, no puede esperar que sus huesos se pudrán en la nada. Esta es la oportunidad de que alguna familia la mire, la observe, vea la pureza de sus ojos, su mirada, la inocencia de ser un perro sin hogar, que no conoce mas que unos cerros, piedras que se le sirven de guarida cuando llueve. Mírenla bien, tal vez Hermos o Bella es la amiga que estás esperando para integrarla a tu familia, si la quieres adoptar debes saber que solo con amor la podrás conquistar, sabrás de su inocencia y de su entrega sin pedir nada a cambio. Si te decides a adoptarla, yo feliz te guío para que ambos sean felices, si eres tu quien la adopte, por favor comunicate a mi correo o a mi página, estoy segura que no te arrepentirás, es urgente sacarla del camino antes que se preñe y tenga la mala suerte de perderse entre los cerros del camino. Bella es aún mas hermosa que las fotografías, además es tierna, obediente...es una perra magistral que haría orgulloso a quien la adopte.

Alla vamos... Pero debo seguir mi forma de vivir.
Hay un camino largo que espera
y no puedo resistir.

5 de julio de 2010

"Malditos"

Vamos subiendo, mi vista recorre el camino fijamente mirando si hay algo que no he visto, perros muertos, perros vivos.


En un costado de la calzada muy junto al cerco de alambrado que protege los terrenos privados, los que serán corridos para evitar que los autos se estacionen, llama mi atención un bultito pequeño, café rubio dorado. Al percatarme de lo que es, reacciono con rabia, malditos, repito, mientras paro el motor, y nos bajamos. Allí está el, enrrolladito sobre un saco plastificado de alimento, allí está intentando darse calorcito a través de su respiración tibia en sus patitas, ahí está capeando el frío helado seco del sector cordillerano, la impotencia aflora en nuestras bocas maldiciendo y echando puteadas a quienes lo fueron a dejar. Sus ojos están tremendamente tristes, parecen luceros apagados, no hay nada mas en esa mirada que nostalgia, pena, tristeza, miedo y temor al momento de acercarme. Duele, duele el alma verlo.

Intento darle alimento mientras le hablo, pero el está ciego, sordo y mudo, nada quiere, apenas puede se pone de pie, se levanta y comienza a caminar rapidámente para escapar de nosotros, extraños. ¡Que rabia! ¿Como pudieron?...lleva en su cuerpo un arnés color café clarito, mal puesto, seña que ya ha quedado agarrado entre los alambres del lugar al tratar de esconderse. Es un perro de tamaño pequeño, poco mas grande que un perrito de raza salchicha.
De seguro confió en su dueño, ese dueño en el cual confiaba plenamente, ese dueño que lo llevó a pasear feliz, ese dueño maldito que en cierto sector del camino detuvo su auto, lo bajó como si le fuera a dar comida, un tarro de jurel marca Lider, como ansuelo para que se quede comiendo, ¿cuando su mascota va a desconfiar de el? ...si le está dando de comer como todos los días, solo que ahora lo deja botado como basura junto al tarro enlatado de jurel, el honorable dueño hace partir su vehículo y se va, dejando a su mascota que lo ha acompañado por años botado en un camino, como un vulgar delincuente que cobardemente arranca huyendo de haber traicionado a su mascota. No importa. Podrá huir de ese perro que confiado se bajó para que le diera de comer, pero jamás podrá huir de los pensamientos de su conciencia. Muchos me dirán ¿que conciencia?, si la hubiera tenido habría pensado. Podrá llegar a su casa por haberse deshecho de su mascota, podrá mentirle al mundo que su mascota se murió, a todos podrá engañar, pero nunca engañará a Dios.

El pobre perro a medida que le hablamos va apresurando su paso hacia donde no lo pillen, desde ahí nos mira, nos observa. Pobre, me parte el alma, como poder traerlo, como poder sacarlo de allá lo mas rápido que pueda, pero es casi imposible, cuesta tanto sacar un perro abandonado en esas condiciones. Los perros que son obedientes cuando son abandonados, siempre se quedan esperando en el mismo lugar a que su dueño vuelva a buscarlo, no permiten que nadie se les acerque, los perros también viven el duelo de perder a la familia que lo cobijó durante años. Es triste la vida de perros. Va directo detrás de unas piedras, se esconde para que no lo veamos, de repente levanta despacio su cabecita, lo miro, siento ganas de llorar, pienso yo jamás abandonaría un perro, todo lo contrario, he recuperado y sacado miles de perros de los caminos, ni siquiera cuando mueren los abandono en bolsas para que el camión de la basura se lo lleve, mis perros son parte de mi vida, mis perros viven conmigo y conmigo mueren. Le dejo alimento, pero nada, el sigue detrás de las piedras.


Me he adelantado en contarles esta realidad vivida hoy con la sola intención de que alguien conozca al perrito de la foto, ojala que así fuera, se pusiera su mano en el corazón y me ayude hacerle justicia, si tu lo conoces contáctate conmigo en forma urgente, es necesario que denunciemos a quienes abandonan a sus mascotas, ellos no pueden defenderse, pero nosotros si podemos hacerlo, entonces manos a la obra.

Discúlpenme, pero este tipo de relatos me desgasta, me enerva cada día cuando veo situaciones de esta índole, no acostumbro a maldecir, todo lo contrario, lo que mas me duele en este momento es que Metereología ha informado desde la semana pasada un frente de mal tiempo en la zona, se viene mucha lluvia, y mas aún, agua nieve, la que mas frío entrega, y ese perrito recien botado tendrá miedo, aullará sin que nadie lo escuche, no sabrá guarecerse entre tanto cerro, tengo que seguir confiando, Dios aprieta, pero no ahorca.

Mirando sus ojos lo que mas siento que tal vez esa pena enorme que lo marca en estos momentos no podrá soportarla solo. Nadie mas lo acompaña. Quizás esa pena tan grande que tiene...se lo lleve. Será mas fácil morir de pena que vivir de pena.

De hoy lo llamaré como el santo Antonio.


Cuando nos invade la pena, un día dura tanto como tres otoños




Marcela Opazo

2 de julio de 2010

"Luna...hoy era tu día."

Un día de febrero me llama Irene, sin conocerme me dice Sra. Marcela, sigo su obra desde hace mucho tiempo, yo quiero una perrita del camino. Contesto: vamos a buscarla, tu la eliges.

Al sábado siguiente nos encontramos y nos acompañó todo el recorrido, llegando a un sector donde habían muchos huéspedes, de repente sale a su encuentro una perrita esquelética que había llegado por el mes de diciembre, tremendamente tímida que no se dejaba ni siquiera acariciar, siempre se escondía, luego que nos retirábamos, ella salía a buscar su alimento, pero ese día vio a Irene, se le acercó, se paró en sus dos patitas traseras y le lengüeteó su brazo. Irene la miró y me dijo, esta es mía. Intentamos tomarla para subirla a mi auto, pero ella sigilosamente se perdió entre los arbustos, esperamos mas de una hora para que se asomara, pero nada, entonces digo, no importa, a la vuelta te pasamos a buscar. Seguimos subiendo, pensando que a Irene entre tanto perro abandonado que salía a nuestro encuentro se le olvidaría el rostro de esa perra. Yo le mostraba todo aquel que estaba dentro de su gusto canino, pero no, Irene no dejaba de hablar de ella, Marce viste que hubo química entre las dos, es hermosa, tiene unos ojos que me maravillaron, le pondré Luna. Ni por más que yo le mostraba otras perritas, no hubo caso. Decidimos que de vuelta por la noche, pasaríamos de nuevo a buscarla, así lo hicimos, otra vez en el lugar, Irene la llamaba…Luna, Luna, ven tu madre te llama…y yo me reía…jajaja…pero Irene, como va a saber ella que se llama Luna si la has visto una vez, no me respondía, ella ya sabe que es para mí,me decía. Dieron casi las doce de la noche esperándola, y nada. Decidimos irnos y volver otro día. Irene iba maravillada, la fuimos a dejar a su casa lejos del camino, llegando a ella no dejaba de hablarle a su familia de Luna, es mía.

Al día siguiente volví a subir, Luna comía y de repente se desaparecía, así sucedió muchas veces, como si supiera que yo me la llevaría, y ella no estaba preparada para abandonar el ambiente al que le había costado acostumbrarse. Para el terremoto, Irene me llamaba una y otra vez, no había caso, luego vinieron los fríos, otra vez el llamado de Irene, estará pasando frío, me decía. Desde ese día que subimos al camino en su busca por primera vez, han pasado casi mas de cuatro meses. Irene, llamaba y llamaba, Marce…¿has visto a mi Luna? ¿Cuándo me la vas a traer?...Pronto, contestaba, que mas quisiera yo llevártela, apenas me deje tomarla la subo y te la llevo. Se la había encargado a otras personas, pero nada, a ellas sí se les acercaba, como si supiera que ellas no se la llevarían, pero nadie la bajaba del camino por temor a no cumplir la regla de los que realmente amamos a los perros sabemos que si sacamos un perro de ese lugar, es para no volver nunca mas a ser nuevamente abandonado. Eso no se hace.

Pues bien, hoy decido ir al camino como tantas veces, llego al lugar donde ella se encontraba, al escuchar mi voz llamándola salió de inmediato a mi encuentro, yo preparada, lo primero que hago es ponerle su cuerda para que no se me escape, no me haga tonta…jajaja…la muy fresca me mira, se agacha cuando ve que sus demás acompañantes llegan también a saludarme, que pena mas grande no poderlos sacar a ellos también, solo les digo ténganme paciencia, algún día llegará ese momento que vendré por ustedes.

Para que les cuento, ella como sabiendo que era su hora se fue directamente a mi auto, donde de inmediato la subimos con mi esposo, bendito sea por comprenderme, por amarme. Luna desde que llegó al camino hoy se notaba que el tratamiento de la Dra. Claudia le hizo muy bien, está sanita, recuperada, su pelaje brilla, ni siquiera llevaba pulgas en su pelaje, la subimos al auto y partimos mierda, mientras la tarde comenzaba a caer sobre la ciudad, la temperatura descendía tan rápido como la noche sobre la tierra y yo mas feliz que perro con pulgas, no dejaba de imaginar a Irene vuelta loca esperándola, saltando en una patita por que por fin su Luna estaría a su lado, la podría llenar de caricias, de cositas ricas, del inmenso cariño desde ese día en que la conoció.


Luna se sentó tranquila, aunque su corazón latía a mil, pobrecita, de seguro por el temor de ser subida a un auto quizás algo le recordaba en su instinto, lentamente atrás dejábamos ese camino rodeado de árboles grandes, de lluvias escándalosas, de frío que tritura las pieles, de ese camino que durante meses fue su hogar, Luna no quitaba los ojos de los vidrios mirando a través de ellos, mientras yo acariciaba una y otra vez su cabeza para que supiera que estaba bien, entregándole esa seguridad que un día le quitaron, hoy comenzaba una nueva vida, había para ella una nueva oportunidad.

Llamo a Irene a escasos metros de su casa, estaba haciendo clases en el colegio donde trabaja, al decirle lo acontecido la emoción en sus palabras se hacían sentir a leguas por el teléfono, la felicidad llenaba su voz. Llego a su casa, Ivonne su hija nos estaba esperando, es hermosa me dice, mi mamá no se equivocó. La entramos a casa, la recorrió entera como si supiera que ella se iba a quedar ahí, estaba confiada, me miraba, sus ojos húmedos traspasaban mi piel de lo contenta que la vi.


Dios siempre da oportunidades, es el quién dirige nuestros destinos. Hoy Luna se ha encontrado con su ama para no separarse nunca mas. Irene no está en la foto, fuera de agradecerle su inmenso amor hacia los perros abandonados, agradezco que también pensara en la bencina que usa mi auto...jajaja...Mil gracias para tí, y toda tu familia quienes fueron los que acogieron a Luna con los brazos abiertos, con mucho cariño, con entrega total.
Irene, si algo yo te puedo colaborar, ya sabes donde ubicarme, espero que si existe la oportunidad para otro perro del camino, no me lleve tanto tiempo en entregarlo como pasó con Luna, soy de aquellas que apenas me lo piden, hago lo imposible por ir a buscarlo y a dejarlo...gracias de corazón. Y no pido nada mas que le devuelvan la dignidad robada de mascota.

Si cada ser humano diera una oportunidad...
¡sólo una oportunidad!...
a los perros del camino
creo que en nuestro mundo todos seríamos
un poquito mas felices cada día.

Vamos que se puede...



Tú también puedes ayudar

Tú también puedes ayudar
Se creó este espacio a pedido de las personas, como advertencia que ésta, es la única cuenta autorizada de Los perros del camino para recibir donaciones en caso que quieras ser parte de la solución. Cuenta Vista o Rut del Banco Estado, N°72577655 a nombre de Marcela Opazo con copia transferencia a losperrosdelcamino@gmail.com Revisa nuestra página Agradecimientos, donde publicaremos quienes son los que realmente ayudan, si es que lo hacen. En caso de hacerlo, todo se va en beneficio de PERROS, alimento, esterilizaciones, incluidos refugios de perritos de amigas que no tienen como darle de comer a los perros abandonados que ellas albergan y protegen en sus hogares que han pasado a ser refugios clandestinos. Muchas gracias.

Translate

Adopta un perro del camino

Lee la historia increible de Rayo, has clic sobre la foto.

Lee la historia increible de Rayo, has clic sobre la foto.
Soy Rayo Boy, un pointer braco, me gusta mucho correr, conoce mi historia, es de un principe.La señora que escribe en esta página se enamoró de mí, y hoy duermo en su sofá en medio del living. Hoy pertenezco a una familia hermosa, tengo un collar con mi identificación y todo lo que necesito. Fui un perro abandonado en el camino, tracionado, pero gracias a esta página, estoy rehabilitado, y muy feliz.

Mi lista de blogs

Videos de los perros del camino

VOLUNTARIA

Entradas populares

Para tí...que te la juegas por nosotros.

"POR UNA LEY VERDADERA...EN CHILE"

"POR UNA LEY VERDADERA...EN CHILE"
Castigo para los que abandonan y maltratan a sus mascotas, con multas y cárcel. NO MAS MALTRATO, NO MAS ABANDONO.NO MAS MATANZAS DE PERROS.

AGRADECIMIENTOS ESPECIALES

Como no agradecerles todo el amor que me entregan a diario, toda esa comprensión que tienen cuando les digo...vamos al camino...y ustedes de siempre me han acompañado, me han ayudado, con frío o calor.
Gracias a mi linda familia, a mi esposo, a Dany y Marce, creo que sin ellos, yo no podría estar todo lo que he estado en estos años.
Gracias también a mis padres, ya que ellos fueron quienes me enseñaron a querer a los perros especialmente.
Los amo y lo saben de sobra, me da lo mismo que me digan mamona...jajaja, y a mucha honra.
Y por supuesto también a quienes han creído en mí por años.
Marcela

Queda prohibido...

ADOPTADOS

ADOPTADOS
Haz clic sobre la foto y verás algunos de los que han sido adoptados. Muchas gracias a quienes con respeto, y cariño los han aceptado como parte de sus familias.

Los Grandes del Camino.

Los Grandes del Camino.
Gracias por tu apoyo.

SE BUSCA

SE BUSCA
"Poqui o Poquita"

SE BUSCA

SE BUSCA
Enterate como el amor puede cambiar vidas.

Nieve en el camino

Nieve en el camino
Mirame bien, así es el camino con nieve, el frío que se siente es horrible, y tu ...bien abrigado en tu hogar. Yo tenía un hogar, un amo, y éste, me abandono al hambre, la soledad, la muerte, frío, sed...no se si podré sobrevivir.

La sarna, la tiña, los hongos...

La sarna, la tiña, los hongos...
hoy tienen solución, buscalas.