12 de noviembre de 2014

"La Rucia del Sur."

Viajando por caminos sureños, caminos que sin querer caminamos, nos hayamos en un sector desconocido, alejado de lo urbano.  Habíamos llegado a el, solo por equivocación, nada nos hacía pensar el por que teníamos que irnos por ese camino.

El camino comienza en el lado de la ciudad de Osorno, el calor es inmenso, nos perdemos entre piedras, tierra, polvorines levantado por las ruedas , nadie se nos cruza por delante, solo árboles, inolvidables bosques  y en los bellos parajes de nuestro campo sureño,  hermosas vacas lecheras pastando.  Estamos perdidos, da lo mismo, nadie nos apura, es todo el tiempo nuestro.  Seguimos el camino, total llegará el momento que nos lleve a algún lugar donde quedarnos esa noche.  Cada cierto rato, divisamos algún fundo  con su letrero avisando como con orgullo que en ese lugar entregan la leche de sus vacas a Colun, me acuerdo del manjar, que exquisitez, pero si somos hermanos, y nos reímos como niños chicos disfrutándolo.  Es la magia del sur.  El camino nos lleva a un cerro, ahí hay un letrero, dice Estación Trumao.  ¿Cual estación?,  mas tierra, piedras y árboles.  Hay una caseta vieja, de madera. Dos hombres dentro de esa caseta, genial, ahi saldremos de la duda donde nos encontramos.  Ellos son Pedro y Pablo, hermanos, quienes nos sacan de nuestra ignorancia. Conversando  nos cuentan del lugar, su nombre es Trumao, que significa suelo oscuro de ceniza volcánica,  nos cuentan que esa noche hay un baile,  y como buenos anfitriones  nos invitan a quedarnos,  con bingo incluido  que se hará esa noche con el fin de  juntar dinero para arreglar la  antigua Iglesia Misión de Trumao, que fue edificada a fines del Siglo XVIII por misioneros Capuchinos.  Terminan indicándonos como llegar a la carretera, suban ese cerro, nos indican un cerro empinado que por un costado corre el magestuoso Rio Bueno, es un camino angosto, que prefiero subirlo a pie. Nos despedimos y seguimos nuestro rumbo. Al llegar a la cima del cerro nos encontramos como con una pequeña población, donde parece que los días, ni el tiempo existen. Típico de mí, me fijo en la cantidad de perros flacuchentos que hay en las calles, pareciera que a nadie mas le importa que esos perros estén tan delgados. Voy al auto, saco alimento y les dejo en el suelo, los perros despavoridos comen desesperados, la gente ni se inmuta, solo les asombra que les esté dando comida a los perros.
Seguimos el camino, hasta que por fin, comienza la calzada pavimentada, se nota que parte  de ella está recién terminada, y aun falta  por terminar.  Uf...por fin, se acabaron las piedras, y el tierral.  El pavimento está parejito, da gusto viajar por el, vidrios abajo para  darnos algo de fresco, un paisaje maravilloso que se va quedando en la retina.


De repente al llegar a una curva algo en el suelo me llama la atención, es un perro con la lengua afuera
jadeando acalorado  a la orilla del camino.  Está sentado como esperando algo. Ve venir nuestro auto, se para, corre hacia nosotros y se pone por delante de el.  Nos llama la atención con que ganas se coloca delante de nosotros, asi como obligándonos a detenernos, imposible hacernos los locos, támpoco lo haríamos, acostumbrados a que nos sigan los perros, nos detenemos a la orilla. Tenemos todo el tiempo del mundo.


El calor es infernal es una perra rucia, tiene el color del trigo, algo sucio, mestiza con algo de pastor, con sus tetitas caidas como si estuviera amamantando.  Le ofrecemos agua, la rechaza, ella corre sobre la calzada nueva  de un lado para otro, como tratando de decirnos lo que le sucede, está muy alborotada, sigue jadeando, sigue corriendo, pero no quiere alimento ni agua.  Conociendo el comportamiento de los perros, la incitamos  a que nos muestre lo que le pasa,   en eso escuchamos unos pequeños aullidos,
se mete a un enorme campo sembrado de trigal.  Es tan hermoso el trigal que recuerda esa canción de mi amado Sandro, Trigo maduro hay en tu pelo... robó quizá la luz al sol.    


La Rucia traspasa el cerco, se mete al trigal, corre de un lado para otro, se mimetiza perdiéndose  en la siembra. Solo sabemos que ella está ahí dentro, y nosotros gritando desde afuera,busca, busca, busca Rucia. De pronto aparece cerca de donde ella está,  un cachorrito negro tipo pastor, la Rucia empieza a correr como para sacarlo de ahi, pero no puede, por que una zanja se lo impide. Camina de un lado para otro, desesperada. Pobrecita, me digo, que impotencia siente.   Que mas decirnos, Basi traspasa la zanja,  busca tomarlo, pero se le arranca, sigue en su meta, hasta que lo logra.  La Rucia se puso feliz, se le notaba en sus ojitos lo feliz que estaba. Fueron momentos inolvidables, donde cada día nosotros aprendemos mas de ellos.


Voy al auto, hago un bebedero con una botella plástica de esas de jugo, le ofrecemos agua, el cachorrito empieza a tomar, y la Rucia lo sigue. Luego de tomarse casi toda el agua de la botella, se hechan a la sombra,  le ofrecemos alimento,  ella como gran madre, se lo deja al pequeño.


Ya ha pasado hora y media desde que se nos cruzó la Rucia del sur en medio del camino de Trumao y nosotros ahí, sin que nadie nos apure. Esto es vivir.


Si quieres conocer a la Rucia del sur, solo tienes que darle  clic aqui para que puedas disfrutar  lo maravilloso de esta realidad, el gran amor de una madre por su hijo.


Sigue aqui:


Llegó la hora de continuar nuestro camino, sin antes hacer nuestros ya conocidos letreros que dejamos en los lugares donde nos encontramos con los perros del camino.  ¿Por que conocidos? se preguntarán.  Cada vez que nos topamos con algún perro abandonado en nuestro camino, dejamos letreros incentivando a la adopción, ayudar, a ser responsable con quienes son ya parte de nuestra vida, los animales.  Gracias a esos letreros, con el paso del tiempo, me ubican para contarme que pasó con los perros que hemos encontrado. Y la verdad que mas que darme alegría, me da orgullo, si, orgullo que la gente tome conciencia con nuestra página dedicada a los perros abandonados que encontramos a través de nuestro país.

 

Nos despedimos de ellos con mucha ternura, con la pena de no poder traerla, por no tener  un lugar físico grande donde poder tenerla. Ahí la dejamos junto a bastante comida, agua, y a nuestro letrero.

La verdad que fueron momentos muy especiales, siempre digo que por algo pasan las cosas, ahora comprendíamos el por que teniamos que perdernos en lugares que no conocíamos.

Con el paso del tiempo, un día me llamó una señora  para contarme  que ella había pasado por el lugar, vió  a la perrita junto a su cachorrito, se detuvo para leer el letrero. Siguió su camino, se metió a esta página, y al día siguiente volvió a buscar a la perra. Supieran ustedes la tremenda emoción que nos dieron.  Fue una persona anónima, sin nombre. Hoy la Rucia fue adoptada, está esterilizada, y vive junto a su hijo.

Trigo maduro hay en tu pelo...
robó quizá la luz al sol.
Yo soy el dueño de tu fruto,
soy el molino de tu amor...

Ay! Trigal... Dame tu surco y dame vida...
Borra mi tiempo y esta herida...
si ya es mío tu trigal.

Todo nuestro agradecimiento para esa persona de corazón noble.
Quiero seguir confiando que a través de nuestro país, hay muchas  mas personas que puedan realizar un loable acto de amor, adoptando  un perro abandonado.

 Dios es grande,  escribe derecho con líneas torcidas.


Marcela Opazo
losperrosdelcamino@gmail.com

6 de noviembre de 2014

"Inundaciones en Buenos Aires."

Hace dos años que tengo sentimientos con nuestro vecino país Argentina, todo lo que suceda allá últimamente me concierne. Debe ser por que un pedacito de mi corazón está por esos lados viviendo, y cada vez que me cuenta que "está lloviendo", me aterra, por que allá si que hay lluvias que dejan catástrofes a su llegada, como pasó en la última habida, que produjo inundaciones en gran parte de la ciudad de Buenos Aires.

El clima a veces nos traiciona llevándose todo aquello que nos ha costado sacrificio llegar a donde estábamos y esta  última lluvia acontecida en esa ciudad, ha dejado estragos lamentablemente también en refugios de perritos como en el Refugio de San Francisco de Asís, en el sector de Cañuelas, a cargo de nuestra amiga Patricia Alvarado, donde gran parte de el, por no decir todo el terreno que desde hace doce años ocupan, se inundó sufriendo de manera directa los huéspedes que habitan en aquel lugar como lo muestran las imágenes de un canal televisivo.

A través de las estadísticas de nuestra página web y de las personas que nos escriben a nuestro correo, estamos al tanto que esa querida ciudad de Buenos Aires, es la segunda ciudad que más  visitas nos hacen,  diariamente  son cientos y cientos de personas para leernos  y seguir nuestra andanzas, me atrevo a escribir esta nota para solicitarles ayuda a sabiendas que todos ellos como nosotros, amamos a los perros y de alguna manera nos involucramos con su sufrir.


Lamentablemente el refugio fue inundado, hubo que sacar a todos los perros del lugar para tratar de hacerlo de nuevo. Cualquier ayuda para ellos será bienvenida, sea alimento, mantas, materiales de construcción.
Aqui puedes ver las imágenes de manera directa y enterarte del sufrimiento que ellos están pasando.
http://www.minutouno.com/notas/343151-un-refugio-animales-quedo-el-agua-y-hay-300-perros-peligro

Si tu que nos visitas, eres de Argentina, Buenos Aires,  y amas a los animales, quizás puedas ir en su ayuda, en beneficio de los animales que allí viven. Siempre hay una oportunidad para ayudar, ahora depende de ustedes que están mas cerca.


Desde aquí  abrazamos  a la distancia a quienes se la han jugado por llevar a cabo con mucho sacrificio tan magna obra, le brindamos todo el  apoyo para perseverar en nuestra lucha por el perro abandonado.

Muchas gracias, y si los ayudan, avisanos, y cuentanos de ti.

NO MAS ABANDONO DE PERROS



3 de noviembre de 2014

"Historias de un baúl"


Un día en el camino me encontré con un señor  que andaba en bicicleta dando alimento a los perros, me llamó la atención por que tanto sacrificio de subir en bici con tanto alimento, me acerco, y se lo pregunté directamente. Me contestó lo siguiente:

Yo fui malo, vine una noche a botar a mi perro, lo dejé amarrado, y me fuí.
Para que les cuento como quedé yo, para adentro.
El siguió relatándome emocionado,  a mi señora no le gustaban los perros, cada día lo trataba mal, no le daba de comer, le pegaba, y lo único que quería que lo fuera a botar, de tanto aburrimiento un día me decidí, vine a este camino, era viernes, lo dejé amarrado a un árbol, y me fui,  me fui mal de aquí,  no pude dormir durante toda la noche, pensaba que no tendría que comer, los remordimientos no me dejaron cerrar los ojos, al otro día  me levanté temprano y en contra de mi señora  lo vine a buscar arrepentido, no lo encontré, me lo imaginaba muerto, atropellado, no lo encontré, y así volví cuatro días seguidos a buscarlo, pero no lo encontré, me dí por vencido, con un dolor que no se lo doy a nadie. Mi señora se enfermó fuerte, mis hijos lo hechaban de menos, les dijimos que se había perdido.  Pasaron dos semanas y un día  cuando al regresar de mi trabajo a la casa, mi perro estaba  en la puerta esperándome moviendo la cola.  Fue tanta mi emoción de verlo, ahí, esperándome.  
El hombre empezó a llorar, a lo que yo le pregunté:
 ¿Que hiciste?
Lo tomé, le pedí perdón,  lo abracé como nunca y prometí venir a dejarle comida a los perros que vienen a botar.  Desde ese día, todo cambió en mi casa, hasta mi señora  ahora lo cuida, lo saca a pasear, y trato de ayudar en lo que pueda, claro,  a los perros que encuentro en mi camino. Hoy vine a cumplir mi promesa de traerles alimento a los perros del camino.

Al verlo a el, tan arrepentido, mis lágrimas culiás comenzaron a salir como locas, lo abracé, el me dió las gracias por lo que hacía con los  perros abandonados. Seguimos conversando, me contó toda su experiencia, fue triste, yo no pude recriminarle, ya la vida se había encargado de hacerlo, le agradecí a Dios y a el, ya que con una persona que haya botado a su perro que se arrepienta,  ya el mundo empieza a ser diferente.

Se despidió agradecido por haberlo escuchado.  Tomó su bici y se fue. Nunca mas lo ví.
Este relato es uno de los titantos que pasan a ser  parte de mis historias acumuladas y  guardadas en mi mente y escritos personales.

¿Que te parece?

La vida siempre da vueltas, todo lo que hagas se devuelve, sea bueno o malo.
Antes de hacer algo, méditalo bien.


NO MAS ABANDONO DE PERROS.




Donaciones voluntarias

Donaciones voluntarias
Se creó este espacio a pedido de las personas, como advertencia que ésta, es la única cuenta autorizada de Los perros del camino para recibir donaciones en caso que quieras ser parte de la solución. Cuenta Vista o Rut del Banco Estado, N°72577655 a nombre de Marcela Opazo con copia transferencia a losperrosdelcamino@gmail.com Revisa nuestra página Agradecimientos, donde publicaremos quienes son los que realmente ayudan, si es que lo hacen. En caso de hacerlo, todo se va en beneficio de PERROS, alimento, esterilizaciones, incluidos refugios de perritos de amigas que no tienen como darle de comer a los perros abandonados que ellas albergan y protegen en sus hogares que han pasado a ser refugios clandestinos. Muchas gracias.

Translate

Adopta un perro del camino

Lee la historia increible de Rayo, has clic sobre la foto.

Lee la historia increible de Rayo, has clic sobre la foto.
Soy Rayo Boy, un pointer braco, me gusta mucho correr, conoce mi historia, es de un principe.La señora que escribe en esta página se enamoró de mí, y hoy duermo en su sofá en medio del living. Hoy pertenezco a una familia hermosa, tengo un collar con mi identificación y todo lo que necesito. Fui un perro abandonado en el camino, tracionado, pero gracias a esta página, estoy rehabilitado, y muy feliz.

Mi lista de blogs

Videos de los perros del camino

VOLUNTARIA

Entradas populares

Para tí...que te la juegas por nosotros.

"POR UNA LEY VERDADERA...EN CHILE"

"POR UNA LEY VERDADERA...EN CHILE"
Castigo para los que abandonan y maltratan a sus mascotas, con multas y cárcel. NO MAS MALTRATO, NO MAS ABANDONO.NO MAS MATANZAS DE PERROS.

AGRADECIMIENTOS ESPECIALES

Como no agradecerles todo el amor que me entregan a diario, toda esa comprensión que tienen cuando les digo...vamos al camino...y ustedes de siempre me han acompañado, me han ayudado, con frío o calor.
Gracias a mi linda familia, a mi esposo, a Dany y Marce, creo que sin ellos, yo no podría estar todo lo que he estado en estos años.
Gracias también a mis padres, ya que ellos fueron quienes me enseñaron a querer a los perros especialmente.
Los amo y lo saben de sobra, me da lo mismo que me digan mamona...jajaja, y a mucha honra.
Y por supuesto también a quienes han creído en mí por años.
Marcela

Queda prohibido...

ADOPTADOS

ADOPTADOS
Haz clic sobre la foto y verás algunos de los que han sido adoptados. Muchas gracias a quienes con respeto, y cariño los han aceptado como parte de sus familias.

Los Grandes del Camino.

Los Grandes del Camino.
Gracias por tu apoyo.

SE BUSCA

SE BUSCA
"Poqui o Poquita"

SE BUSCA

SE BUSCA
Enterate como el amor puede cambiar vidas.

Nieve en el camino

Nieve en el camino
Mirame bien, así es el camino con nieve, el frío que se siente es horrible, y tu ...bien abrigado en tu hogar. Yo tenía un hogar, un amo, y éste, me abandono al hambre, la soledad, la muerte, frío, sed...no se si podré sobrevivir.

La sarna, la tiña, los hongos...

La sarna, la tiña, los hongos...
hoy tienen solución, buscalas.