29 de septiembre de 2010

"Desalojo de perros en la Florida"

Ayer por la noche me llega la denuncia de que unos perros fueron desalojados junto a su dueño y tirados a la calle, lo asombroso era que el dueño se había mandado a cambiar, y había dejado a sus perros junto a sus pertenencias viviendo en la vereda de la calle. Cómo dijo Santo Tomás, ver para creer, me dirigí a la calle Santa Amalia 099, paradero veinte de Vicuña Mackenna, en la comuna de La Florida. Al llegar ahí, la pena sobrecogió mi corazón al ver que tal denuncia era cierta.


De lejos pude darme cuenta de lo acontecido, lamentablemente a esa hora no andaba nadie en la calle, solo estaban ellos los perros desalojados sobre la vereda y la calzada, tirados en los colchones, sillones y ropa botada en el suelo. Los perros se quedaron en el mismo lugar que donde los dejaron. Reconociendo el lugar como su hogar, no se movieron de ahí.


Eran mas de la una de la madrugada, al poco rato, los perros se empezaron acercar hacia mi auto, cruzaban la calle no sabiendo el peligro que corrían al ser atropellados por algún vehículo que pasara a exceso de velocidad, pensé que podría ser hambre, a lo que saqué alimento y les ofrecí, lamentablemente no era eso lo que ellos esperaban, ellos esperaban la presencia de su dueño y al no encontrarlo, se volvieron a su lugar, cabizbajos con la cola entre las patitas.

Me alejé del lugar con la pena e impotencia de no poder hacer mas por ellos, traté de ponerme en los zapatos del otro. Menos mal que ellos no piensan, no se dan cuenta de tal situación. Me costó quedarme dormida pensando que hacer para ayudar a esos animales abandonados. Ellos no tienen la culpa de lo que les está sucediendo, sentirse abandonados por un humano, ellos lo único que quieren es verlo, estar con el. El amor de perros no tiene ni entiende condiciones, solo aman a su dueño.

Hoy por la mañana volví al lugar con la intención de averiguar mas sobre el caso e intentar conversar con algún vecino o conocido que pudiera informarme mas al respecto. Me encontré con los colchones parados, y también con el paso cerrado en la vereda para que los perros no se alejen o molesten a quienes transitan por el sector. Lo extraño es que había menos casitas o casuchas de perros. Los vecinos temen que la municipalidad de la Florida, tome cartas en este asunto, vayan y retiren a los perros, y que el camión de la basura se lleve las casitas que los acompañaban para guarecerse.



Esta es su historia según la versión de algunos vecinos y amigos.

Hace alrededor de tres años llegó a vivir a esta casa ubicada en calle Santa Amalia 099, en la comuna de La Florida, arrendada por Don Jaime Vargas, un caballero de aproximadamente sesenta y dos años, junto a algunos de sus perros. Al quedar sin trabajo, logró sobrevivir haciendo trabajos esporádicos y pololitos, Jaime en su soledad y depresión, se entregó al amor incondicional que le entregaban sus perros, que sin pensarlo dos veces recogía de la calle a quienes estaban en mala situación, los curaba, los sacaba adelante, y se quedaban en la casa que arrendaba. Llegó a tener alrededor entre doce a quince perros, la gran mayoría perros adultos, los que pasaron a ser como su familia, este caballero solo trabajaba para darles de comer, ya no le alcanzaba para pagar los servicios básicos de su casa, le cortaron la luz, el agua. Hace alrededor de cinco meses que nuevamente había encontrado trabajo solo para que el y sus perros pudieran sobrevivir con lo poco que tenía. Esto mismo, fue ocasionando no pagar arriendo ni los servicios básicos de la casa, hasta que la corredora de propiedades le pasó la cuenta. Se le avisó que sería desalojado de la casa el 27 del presente, a lo que el no teniendo donde irse, irresponsablemente tomó la determinación de encerrarse con todos sus perros dentro de la vivienda que arrendaba, y dar la llave del gas con intenciones suicidas. Cuando llegó carabineros encontraron todo olor a gas, lo que hizo llamar a Bomberos para que ayudaran en desalojar o echar a los perros lo antes posible, los que no hallaron nada mejor que sacarlos a empujones con agua, modo rápido para despertarlos.
Luego del desalojo horrible, las pertenencias de Don Jaime quedaron en la vereda fuera de la casa, junto a las casuchas y a sus perros.

Lamentablemente este es uno mas de los casos que por amor hacia los animales, el ser humano por falta de educación en tenencia responsable de mascotas, lo lleva actuar de forma irresponsable sin tomar en cuenta las concecuencias que trae no tener los recursos económicos para solventar los gastos que conlleva tener una mascota. Una mascota no solo vive de amor, también tiene que comer, ponerle vacunas, consultas veterinarias, etc.

El problema aquí ya no es alabar el amor o recriminar la irresponsabilidad de este señor, quien volvió junto a su hermano a buscar sus pertenencias dejando a sus perros botados en la vereda de la avenida Santa Amalia fuera de la casa que antes arrendó. Su hermano le está dando alojamiento, y solo le acepta a tres de sus quince perros, entonces... ¿que pasará con los demás que hoy viven crudamente en la calle?...Tengo que reconocer que los perros todos, han estado bien cuidados por Don Jaime, gracias a unos amigos tiene algunas perritas esterilizadas y hoy gracias a la gente que les tiene compasión pueden comer, aunque realmente ellos no quieren comer, están en un estado depresivo, choqueados tal vez por no encontrar la presencia de quien los protegía y les hacía cariños. Estos perros han sido criados dentro de una casa, no están acostumbrados a estar en las calles, y menos andar de noche atravesándolas corriendo el peligro de ser atropellados.

Mas abajo podrán ver los videos o sino en nuestro canal de Youtube que es prueba de este triste relato, aquí la intención no es juzgar, sino tratar de ayudar en dar en adopción a esos perros que se han quedado sin hogar. Entre los perros desalojados encontramos de todos los tamaños, todos mestizos, algunos de cockers, otros de pelito corto, largo, pequeños, medianos, de distintos colores, quizás tu quieras tratar de rescatar algún perrito de estos para devolverle la dignidad de tener un hogar responsable, para ello, dirigíte a la dirección Santa Amalia 099, paradero 20 de Vicuña Mackenna, La Florida

En nuestra página de facebook "Los perros del camino", podrán ver mas fotografías, quizás puedan ver los perros desalojados y mas de alguno pueda tener la oportunidad de adopción. Solo agradecerles a quienes puedan colaborar. No se necesita nada mas que adopción, ya que gracias a algunas personas por comida no se quedan, además como dije antes, no quieren comer, solo quieren a su amo que trata de buscar algún sitio que alguien le pueda prestar para poner una mediagua que le entrega la municipalidad y así se pueda llevar el, a todos sus perros terminando este problema con un final feliz. Lo que sería ideal que sucediera.

Desde ya muchas gracias.















26 de septiembre de 2010

"Niño"


Ahí está, sentado mirándonos sin cesar, tiene pena en sus ojos, quizás llore su alma, solo nos mira, nos observa. Me agarro la cabeza a dos manos y me digo puta la uea, como no piensan antes de hacerlo, antes de venir a botar a sus mascotas, y mas siendo de este porte. Es un perro macho, hermoso, de tamaño pequeño, que a nadie hace daño.

Mi esposo lo llama Niño, y el, como si siempre se hubiera llamado niño, intenta acercarse, para sus orejitas, nos mira sin brillo en sus ojos.
Es tan pequeño como un salchicha, es adulto, de repente se asusta y corre, lentamente comenzamos a acercarnos, le hablo, me mira como diciendo ¿que hago aquí? ¿donde estoy? ¿quién eres?...la pena inunda la rabia que tengo. Lo acaricio, es dócil de caracter, tierno a decir basta, su pelaje está como recien bañado, está limpio. Ya lo quiero para mí, pero imposible. Me echarán un día de la casa, me digo. Me sentiría como ellos. Es triste el abandono. Sigo pensando que el abandono es maltrato. Es el peor de los castigos, como el exilio mismo de una vida entera en un mundo inapetente de amistad.

Le ofrecemos comida, no tiene hambre, tiene sed, se va directo al pote de agua. Pobrecito, y es tan pequeño. Me duele encontrarme con seres tan indefensos y abandonados.

Luego se tira al suelo humildemente, ¿esperando que?...quizás una patada, pero no, de mi solo obtienen caricias, abrazos y besos. Me agacho y le sobo su guatita, está limpia. Desgraciados, me repito, ¿cómo pudieron?. No le hace mal a nadie. El se deja acariciar. Tendrá que acostumbrarse a nuestras manos.


Es un ser exquisito, especial de porte, no dará para nada trabajos, quizás encontremos una persona adulta que lo haya observado y que diga, yo lo quiero. Si tu lo quieres adoptar por favor comunícate conmigo en contacto, es necesario sacarlo del camino antes que sea demasiado tarde.
Si tu sabes quienes fueron sus verdaderos dueños, dalo a conocer, no es posible que sigamos permitiendo que sigan abandonando perros en todas partes, si lo conoces y no te quieres involucrar, cuentame al correo, ya basta de tanta maldad en contra de las mascotas.

Ahora a soñar que podrá tener una nueva y verdadera oportunidad.


NO MAS PERROS ABANDONADOS


Marcela Opazo.

25 de septiembre de 2010

"Sakura"

Me extraña ver un vehículo estacionado a mitad de la poca y nada berma existente en el camino. Me detengo siempre imaginando que están dejando a un perro nuevo abandonado en el sector, me acerco a ellos con la intención de saber que sucede. Hoy hice lo mismo, me detengo, me acerco a ellos silencionamente, es una familia de cuatro personas, saludo, me responden, no es un perro el que están abandonando, los miro a sus ojos, sus ojos están brillantes, hay lágrimas de pena, llegan a estar rojos de tanto llorar, miro hacia el suelo, veo un bulto pequeño envuelto en una toalla blanca.

Nada que decir. Lo siento, dije. La pena, sin querer se logra meter en mi mente al recordar los perros abandonado encontrados atropellados muertos, que nosotros hemos enterrado sin haber sido sus dueños.
Es extraño ver que esa familia haya pensado en enterrar a su querida mascota Sakura en el camino, donde las mascotas son tiradas por la puertas de autos en movimientos, ellos la han llevado en forma delicada para darle sepúltura.

Sakura murió de cáncer a la mama, tenía siete años de vida, siete años donde disfrutó de una bella familia que la amó hasta el último de sus suspiros. Pienso, si toda la gente tuviera la humanidad enorme de esta familia, nuestro mundo sería otro mundo, mejor cada día. Creo que aún es tiempo de arrepentimiento en abandonar mascotas inocentes. Quiero pensar que se puede!.

Mientras el padre cava la fosa con chuzo y pala, conversamos, me cuentan la pena tan grande que están pasando, lo que fue la vida de Sakura, me apena, pero por dentro siempre positiva pienso, trato de darles consuelo en mis palabras, ellos al fin y al cabo le han cumplido a su mascota como debe ser. Les comento que yo tengo un cementerio de perritos en mi casa, ellos me explican el por que no podían enterrarla en la de ellos. La pena seguirá por días, semanas. Su dueña no deja de llorar, su madre la abraza. La tarde cae sigilosamente en el camino, está fría la tarde. Su hermana pequeña busca flores para poner encima de las piedras.


Ya con el corazón mas consolado nos despedimos, Sakura descanza en paz en un terreno solitario, con árboles que se mecen al viento, noches silenciosas donde hay cientos de ojitos a la espera de que alguien se fije en ellos. Hoy hay otra mascota mas en el camino, una mascota que fue amada y respetada por una gran familia. Cientos de lágrimas derramadas por un ser que lo dió todo.

La muerte nos iguala a todos. Es la misma para un hombre rico que para un animal. Mientras sigamos teniendo su recuerdo en nosotros, nadie que muera, morirá.

Me subo a mi auto, sigo mi camino soñando que ojala todas las familias que tienen mascotas, se parecieran a esta que hoy tuve el privilegio de conocer. No existirían los perros del camino y nuestro universo tendría mas esperanzas de salvación humana.


NO MAS ABANDONO DE PERROS.

Marcela Opazo C.

19 de septiembre de 2010

CHILE Septiembre Bicentenario"

Las avenidas de Santiago están tranquilas, no hay tal cantidad de vehículos transitando, el aire de las calles y el camino, huele a volantines altos, a cebollas y empanadas, huele a asado dieciochero y a pebre, Chile está de fiesta, son doscientos años de libertad, mes de celebración bicentenaria, como quedarme fuera de este acontecimiento, por lo menos lo intenté, pero es el Año Bicentenario, hay que continuar con la huella de los perros del camino. Hoy, no es tan solo mía, también de ustedes, de todos nosotros depende que hayan menos perros abandonados sufriendo.


Allí están ellos, muchos desaparecieron de las calles, de las villas, de los caminos, otros se escondieron en los cerros esperando que pase lo peor cuando huele a muerte. Los perros del camino, ya existen, están en todas partes. Son los invisibles, los ocupantes.

Por ellos, es que estoy en internet, y es tanta mi entrega que ya mis letras han traspasado las fronteras de nuestro país, es mi obra, pero aún falta por llevar a cabo mi sueño, poco a poco, quizás nunca lo logre, pero con lo que he conseguido hasta ahora estoy mas que pagada.

Les cuento, anoche revisando los perros del camino, llegué a la página Terra, la que está llevando a cabo un concurso para elegir la Web Bicentenario, me pongo a ver a los que están postulando, imagínense cual grande fue la sorpresa de encontrarme que los perros del camino estuvo participando como blog y también como página en la categoría de Imagen país Chile. Creo que lamentablemente el tener perros callejeros, perros abandonados en todas partes, verdaderamente nos muestra como un país sin cultura animal, así que no es posible que hubiéramos llegado a la final, evidente, a quien le va a gustar que la imagen país sean los perros abandonados. Para quien salga favorecido hay premios, pero desde el momento que a mas de alguien se le ocurrió que mi página puede hacer la diferencia mostrando una realidad existente, ya es mi premio. ¿ Quieren verlo? tienen que hacer clic aquí luego irse a la página tres, al final de esta se encontrarán con la foto de Bella y también en la pagina 5, se encontraran con la imagen de los perros del camino.


Las calles siguen oliendo a empanadas, el aire por la noche trae música de fondas, de ramadas, quizás esta sea la oportunidad de llamar la atención con una página web en beneficio de los animales, especialmente el perro abandonado, quizás hagamos la diferencia como página, no escribo de humanos, escribo de perros en forma elegante y literata, no pretendo obtener el Premio Nacional de Literatura, pero es mi manera de devolverles la dignidad perdida.

Gracias a quienes hicieron posible que esta página estuviera entre las noventa mejores web del Bicentenario...un día me dije, hay que creerse el cuento, sin importarme que hablen mal o bien, lo importante es que los perros del camino ya existen y por ellos nos la seguiremos jugando. ¿Alguien mas me sigue?

Hoy, día de Parada Militar...¡que emociones se agolpan en mi mente!..., llena de recuerdos hermosos al son de los himnos y marchas militares, bajo Radetzky, las Cien Aguilas, Gloria a los Héroes y al compás de los Nibelungos. Siempre habrá un perro en todo acto importante. Van a ser las tres de la tarde, el Himno Nacional de Chile suena en nuestra patria, la emoción siempre llega cuando amamos la tierra en que nacemos.
Que tenga una hermosa tarde, disfruten, no olviden que cada momento de vida que Dios nos entrega hay que vivirlo a concho, es imposible perderme cada segundo de mi vida.

Chilena al mil por ciento, hasta el fin de mis días, te amo Chile.


NO MAS ABANDONO DE PERROS


Marcela Opazo

18 de septiembre de 2010

"Marcela, la mami de los perros del camino"


No les había comentado antes, lo que tal vez algunos se habrán enterado a través del diario La Cuarta. Un día me escribe Carlos con la intención de crear un artículo para saber mas de los perros del camino, ahí me entero que su artículo lo tirarían en el Boletin Mi Barrio Pop, con el nombre del artículo Alma de Prócer, que salió a circulación el día 25 de Agosto de 2010. Quiero agradecer al Diario La Cuarta por el elogio del título que le pusieron al escrito: "Marcela, la mami de los perros del camino", aunque en la versión web tiene otro, para que les digo la emoción sentida, el orgullo que un simple título reconociera esta labor absolutamente voluntaria en beneficio de ellos, mis pequeños abandonados. Con un perro que hayamos rescatado del abandono, es un premio impagable a mi vida, a mi sacrificio personal, sin vacaciones, sin grandes lujos. He tratado de dignificar la vida del mejor amigo del hombre, siendo pionera en lo que hago, de que a muchos que hoy se hacen llamar animalistas les haya dado la oportunidad de aprender de mis experiencias, y de haberles enseñado lo que se solo con el fin de que ellos les hagan bien a los abandonados, eso si, sin obtener un peso en beneficio, todo lo contrario, dando lo que no tengo, hago lo que se puede con tal de no fallarles, pero a veces por obligaciones personales, he tenido que dejarlos de lado para seguir el camino trazado en mi vida. Hoy me llevo viajando entre Quintero y Santiago, por disfrutar mas a mi padre, son noventa y un años de vida increíble, de poder acompañarlo hasta que Dios quiera, y de amarlo eternamente.

También en el mismo diario, entrevistaron a una de las tantas personas maravillosas, y amiga personal hoy en día, Sandra Acevedo, a quién tuve la oportunidad de conocer hace tres años, desde ese entonces nuestros caminos van unidos en beneficio de ellos.

Agradecer a Sandrita su lealtad, su entrega hacia esta página que llega ya a miles de personas. Vaya en ella mi agradecimiento personal a todas las personas que alguna vez tuvieron la osadía de acompañarme y aprender algo mas positivo que les iluminara su vida. Ustedes saben a que quienes me refiero, a los que quizás por aburrimiento, por falta de tiempo, hoy no están, pero también fueron parte de las historias de un camino. En la foto Sandra el día que encontró a una cachorrita sola caminando por el camino, a quién salvó de morir atropellada, hoy Sachita, es parte de su familia.

Muchas gracias...a todos, a todos los que se dan un tiempo para leer palabras que a muchos no les interesan, pero basta con que cada día mi mensaje logre ser comprendido aunque sea por una sola persona, ya vale la pena tener este blog.

Gracias también a los que sin conocerme suben al camino a llevarles alimento respetando mis enseñanzas, no dejen diarios como basura, pero mas que alimentar mi misión es rescatar los que mas se puedan para darlos responsablemente en adopción, por si alguien necesita adoptar hay cachorritos hermosos, hoy tienen un mes, son bellísimos, hijos de Bella.

Gracias a todos los que están presentes en facebook, en mi correo o en mi celular.

Feliz 18...y por favor cuiden nuestra tierra, su naturaleza, y cuiden sus vidas, si vas a tomar pasa las llaves de tu auto.

NO MAS ABANDONO DE PERROS


Marcela Opazo

12 de septiembre de 2010

"Los Invisibles"


Es triste caminar por las calles, las ferias, cuando nadie te ve, y todos los que transitan por ellas saben que están ahí. Los vemos sentados encima del pasto en las plazas, echados sobre las veredas tomando el sol, en el terminal de buses, caminando detrás de alguien que va comiendo, acostados sobre la arena húmeda. Ellos no necesitan de estudios para ser invisibles, nadie los ve, ni siquiera su dueño cuando vuelve a pasar por su lado, aquel amo que un día lo botó a la calle por que se le ocurrió que ya no servía para cuidar, por que lo tenía aburrido, por que defecaba mucho, por que no tenía la educación ni los sentimientos de saber amarlo hasta el fin de sus días, motivos ignorantes para abandonar un perro, su ignorancia no descubre que ese invisible era el único que lo podría haber amado incondicionalmente para toda su vida.

Ellos se van borrando de la casa donde nacieron, luego de las calles que los cobijan, se hacen invisibles al paso del tiempo en el calendario, se hacen invisible en la feria libre de Quintero, a la salida de los colegios, en el frontis de la municipalidad, en las esquinas de más circulación. No es lo mismo desaparecer que ser invisible. Ellos son testigos de todo lo que sucede frente a sus ojos, puede que no se den cuenta que son invisibles, capaz lo intuyan, tienen capacidad de no pensar, pero sienten, sufren el rechazo humano a patadas o piedras. Nadie se da cuenta de su presencia, están ahí. El viento playero de Septiembre aún es helado, es fuerte y helado el viento que corre por este balneario, casi se los lleva en cada esquina, nadie se da cuenta que ellos se enroscan en el suelo para que no se los lleve, para poder capear el frío del pavimento.

Ellos son invisibles al paso del viento, a las miradas humanas, al contacto diario, tienen el alma y la inocencia en sus ojos tan transparente que nadie las percibe.


Continuarán ahí botados en las calles, botados al paso del tiempo, invisibles a los ojos de la gente que va y viene, al parecer solo yo los veo.


Llegó Septiembre, a celebrar nuestras fiestas patrias, año del Bicentenario, tiempo de fondas, de cuecas, bailes, tradiciones, rodeos, carreras de perros, y ellos estarán ahí, como el año pasado, sentados esperando que empiece la música, pero nadie los ve, son invisibles.


Ellos, los invisibles no forman parte de este mundo lleno de maldad,ellos son invisibles para todos aquellos que no aprendieron amar. Quizás aún estás a tiempo, trata de mirarlos, de observarlos, podrías encontrar la amistad mas verdadera e incondicional.















9 de septiembre de 2010

"Voy y vengo"


Muchos saben que de un tiempo a esta parte me llevo viajando semanalmente entre aquel balneario y Santiago. Silenciosamente he descubierto miradas nuevas, cuerpos desnudos en cada esquina que observo en silencio para que nadie se percate, cuerpos que de a poco a escondidas les he ido devolviendo la dignidad perdida en su pelaje.

Cada vez que llego por la noche fría el día domingo, ellos están ahí a orillas de playa, con la humedad salada por encima de sus cuerpos sin cobijas, están ahí como si supieran que yo pasaré a esa hora, son inteligentes, ellos saben la hora, me esperan echados sobre la tierra, de seguro es mas caliente que la vereda de cemento.
A esa hora no hay gente que transite por las calles céntricas, en gran parte solo están ellos, desde que comienzan los negocios hasta que se pierde en las playa. El pueblo aún continúa siendo tranquilo, aunque desde que llegaron personas traídas de fuera de la comuna a vivir a las diferentes poblaciones construidas hacia los cerros, la cantidad de perros abandonados ha crecido, es increíble que a cada paso que damos nos encontramos con un perro abandonado miserablemente. ¿Que culpa tienen ellos de la irresponsabiliad humana?...solo están ahí, echados capeando la brisa marina, el viento que los mueve, a la espera de una limosna.

Al sentir que me detengo, paran sus orejas, levantan su cabecita, y al son de descubrirme, rápidamente se ponen de pié, son todos iguales me digo, el cuerpo sin calorías da más frío, observo para todos lados, no hay nadie. Eso es todo. Me subo al auto y me despido. Allí quedan ellos como aspiradoras eléctricas recogiendo uno a uno cada pellet.


Son ellos, los abandonados, los perros del camino, no importa que camino sea, puede ser el tuyo o el mío, siempre están ahí, solo algunos tenemos la oportunidad de poder verlos.

La vida exige a todo individuo una contribución y depende del individuo descubrir en que consiste. Inténtalo por tu cuenta, quizás descubras como ayudarlos.





8 de septiembre de 2010

"Boby"

Hace mucho tiempo que tengo este escrito guardado, me daba no se que tirarlo en este mes patriótico bicentenario, pero en perros creo que da lo mismo...ahí va.


Conociendo de perros, no se si ustedes conocen la historia de Bobby. Recuerdo que fue una de las historias mas hermosas que conocí cuando niña a traves del programa infantil de Disneylandia, me las lloraba todas pensando en mis perros, que harían si yo no estuviera.
Este es solo un homenaje a los perros del camino, y a todos aquellos perros que han sido fieles al amor de sus dueños.

Recopilando archivos, cuentan que esta historia se llevó a cabo en el año 1850, cuando John Grey, se va a vivir a la ciudad de Edimburgo (Escocia), con su esposa e hijo, en busca de un mejor futuro para toda su familia. John era jardinero, la dura situación económica lo llevó a unirse a la policía de Edimburgo como guardia por las noches.

Pasaron los años, la familia Grey adoptó a un perro de raza Skye Terrier, convirtiéndose a través del tiempo en su inseparable compañero y amigo. Ambos estaban siempre juntos y ya era famosa en la zona la cantidad de trucos que Bobby sabía en base a su inteligencia e instinto.
John lamentablemente sufría de tuberculosis, dicha enfermedad se lo llevó a la tumba, falleciendo el 15 de febrero de 1858, fue sepultado en los terrenos cercanos a la iglesia de Greyfriars. Durante el funeral cuentan que Bobby permaneció siempre presente a su lado y siguió al cortejo hasta la iglesia.
Durante los catorce años siguientes a la muerte de su amo, Bobby con una fidelidad extrema se negó a alejarse de la iglesia, pasó todos esos años montando guardia sobre la tumba de su fallecido amo, aún en las épocas de clima más riguroso. Solo se retiraba de vez en cuando para beber y conseguir comida, o cuando la nieve le impedía permanecer en el lugar. En un principio todos pensaban que Bobby permanecería solamente unos días sobre la tumba y que luego el hambre o el aburrimiento lo alejarían, pero nunca se separó del que fue su amigo y compañero. Los vecinos, sensibilizados por la increíble lealtad de Bobby, lo empezaron alimentar y construyeron para él una caseta en los terrenos de la iglesia, aún cuando los perros no eran permitidos en el sector de las sepulturas. Era tanto el amor de Bobby por su amo que siempre se quedó a vivir cerca de su sepultura. Con los años Bobby se fue transformando en una leyenda local y personas que admiraban su fidelidad comenzaron cada vez mas a cuidarlo y a suministrarle lo necesario para que pudiera pasar los inviernos.

En 1867, y debido al creciente número de perros vagabundos en la ciudad, las autoridades aprobaron una norma que obligaba a registrar a todos los perros de Edimburgo, y los que no tenían dueños serían eliminados. A tal punto creció esta fama que en 1867 el mismo Lord Provost de Edimburgo, Sir William Chambers, intervendría personalmente para salvar a Bobby de la perrera y además, para evitar futuros accidentes de este tipo, declararía al fiel perro como propiedad del Consejo de la Ciudad, para lo cual decidió pagar la licencia de Bobby y le hizo un collar con una placa de bronce con la leyenda “Greyfriars Bobby from the Lord Provost - 1867 - licensed", licencia que actualmente se encuentra en exhibición en el Museum Of Edinburgh.
En 1872, Bobby moriría acostado encima de la tumba de su amo y al no poder ser enterrado en el cementerio junto a su amo, la gente del lugar se reuniría para construirle una fuente con una estatua en su honor no muy lejos del cementerio. Estatua que, no curiosamente, fue construida mirando hacia la tumba de John Grey.
Al comienzo se pensaba que era una leyenda, pero al investigar sobre el caso se pudo constatar su veracidad, ya que su propia muerte fue anunciada en el famoso periódico The Scotsman de Edimburgo, Bobby, el perro que vivió catorce años sobre la tumba de su amo.


Luego de la muerte de Bobby, el mismo año, la Baronesa Angela Georgina Burdett-Coutts, profundamente conmovida con esta historia, encargó al artista local William Brody una escultura, que fue emplazada en 1873 frente a la iglesia de Greyfriars.

Los restos de Bobby fueron sepultados a escasos metros de los de su amo, y el 13 de mayo de 1881, en una ceremonia
presidida por el Duque de Gloucester inauguró una placa en honor a Bobby en un homenaje realizado por la Sociedad Protectora de Animales de Escocia que decía: "Greyfriars Bobby - died 14th January 1872 - aged 16 years - Let his loyalty and devotion be a lesson to us all".
La estatua ha pasado a ser una de las mas recurridas por los turistas, está ubicada al frente del restaurante donde Bobby iba a comer cuando sentía hambre.


Esta historia fue tomada por varios autores, y en 1961 los estudios Disney produjeron la película "Greyfriars' Bobby", basado en el libro homónimo de Eleanor Atkinson.

¿Fue un mártir de la lealtad?
¿La fidelidad fue su vida?

Y era solo un perro...como todos los perros.


NO MAS ABANDONO DE PERROS

Marcela Opazo



3 de septiembre de 2010

"Orione"


El frío aire playero se metía entre medio de los vidrios de mi auto, venía manejando por calle Prat cuando ese bulto gris me llamó la atención. La tarde comenzaba a caer. Ahí estaba, a orillas de la vereda, echadito tratando de capear el tormentoso viento de comienzos de primavera. El viento de primavera es helado como el de inicios de otoño, es el viento exquisito para elevar volantines a orillas del mar. Me conozco tan bien el clima de ese balneario como cada rincón, viento compañero de interminables caminatas en mi infancia, adolescencia, juventud… por aquellas entonces calles llenas de piedras y tierra, de tremendos surcos dejados tras una lluvia, calles de entonces sin pavimento. Calles sin gente, calles sin perros.


Que tiempo que no veía un perro en la calle en el estado en que el se encontraba, justo en las calles Don Orione con Prat, justo detrás de la única comisaría de carabineros del pueblo. Un perro enfermo en mi camino, detente dice mi pensamiento, no puedes hacer la vista gorda, por lo menos inténtalo, dale una oportunidad. Intenta devolverle la dignidad a través de su piel. Me detengo, estaciono con luces de emergencia, voy a mi maletera, saco una miga de pan, es el primer intento, luego vendrá el premio, me dirijo hacia el. El me mira con vergüenza, con timidez, sus ojos tristes me matan. ¿Por qué será que me llega mas la mirada de un perro que la de un humano?... Su cuerpo está casi totalmente desnudo, el frío del hoy puerto se ha ido quedando en su piel pelada, reseca, llena de pequeños lunares carnosos, en sus arrugas, en su desnudez enfermiza. Me agacho, le converso, quiero que sienta en mi voz algo de confianza. No falta la persona que pasa caminando por la vereda, me mira extraña, los miro fijamente, me da lo mismo lo que ellos piensen, el está ahí y yo también, por algo será que nuestros destinos se cruzaron.

Mis ojos se humedecen de la tremenda pena que me hace sentir, pero mi pena a el no le sirve, además ni siquiera siento que me toma en cuenta. ¿Será Sordo? Vuelvo a dirigirle la palabra, ahora un poco mas fuerte que antes, pestañea, me mira y vuelve a cerrar sus ojos sin pestañas. Ok, le digo, te dejo esto, comételo, te hará bien, si intentas comerte esta miguita, yo te daré un premio. Como si me entendiera, su cola pelada da dos meneos, algo tiene en su rabo, alguien de su especie lo mordió, le falta parte del final de su cola. Ahí lo dejo con las migas de pan, son mágicas esas migas de pan cuando necesito sanarlos. Creo que la sopita mágica de la Cecilia queda chica en esta oportunidad. Entonces me alejo despacio, casi lentamente para no asustarlo, vuelvo a mi auto, desde ahí lo sigo observando.


Orione, así le he llamado, mira hacia su alrededor, intenta pararse y se cae, otra vez digo en mi mente, y el vuelve a intentarlo, lo habrá hecho como cuatro veces, no pudo, al fin se comió la miga echado, decide levantar la vista y mirarme, como diciendo…yyyyy..el premio…ya va, ya va…jajaja…y me río de felicidad egoísta, una vez mas lo he conseguido, he comenzado su tratamiento y nadie mas que yo y el lo sabe. Saco de mi maletín el cloramfenicol sprit con la intención de ponerle en su cola, en una mano a escondidas lo llevo, y en la otra un platillo de comida especial. Mientras come, suavemente le pongo el medicamento. Me alejo. Oriene me mira y se para, se para de una, confiado que se ha ganado su premio, se lo devora, voy por mas, vuelve a mover su colita.


Lo dejo comiendo, mientras al frente de ese lugar justo en la comisaría hay dos perros casi en similares condiciones que me ladran y ladran…Hey…y nosotros que?...Es típico mi comunicación con ellos…jajaja…hago lo mismo, tanteo el terreno, primero la miga, y luego el alimento. Hoy son tres los perros en recuperación.


Me subo a mi auto más que con una sonrisa con una paz increíble. Nadie más que Dios sabe lo que he hecho. Mi corazón se hincha de felicidad. Podré dormir tranquila.

A la semana siguiente vuelvo al lugar, Oriene ahí está, echado en el mismo hoyo que la primera vez. Ya sabe quien soy. Todo igual.
A la semana siguiente, vuelvo nuevamente al mismo lugar…no lo encuentro, lo busco por toda la manzana, que alegría de verlo, con su nueva pelusa en el cuerpo, caminando. Espero que llegue a su morada para continuar su tratamiento. Vamos bien…yupiiii.


Es tiempo de volver a mi ciudad, a mi hogar, a mis perros. Antes de venirme paso a escondidas a despedirme y lo mas importante a darle su última dosis. Han pasado cuatro semanas desde que comencé su tratamiento, ver a Oriene caminar, con su cola sana, con su nuevo pelaje, me devuelve la confianza de seguir haciéndolo. Le dejo su comida en son de premio, hasta pronto Oriene, me subo, tomo la carretera hacia Santiago con el deber de haberles una vez mas cumplido. Mi voz se pierde dentro de mi auto cantando amor prohibido de Pablo Herrera.

Pasó el tiempo, nuevamente de vuelta, lo busco entre los perros ferianos del sector, no lo encuentro, y le pregunto al casero del puesto de pescado por "ese perro". A lo que me contesta...Supiera usted que de un de repente empezó a tirar pa'rriba, ya tenía pelo por todo el cuerpo, y no faltó el desgraciado que le dió veneno, apareció muerto al lado de un basurero.

Así como Orion, hay miles de perros esperando la muerte en cualquier lugar de nuestro país.
Y tú...¿que haces por ellos?

Seguiré adelante...aunque tenga que sacar las piedras.


NO MAS ABANDONO DE PERROS

1 de septiembre de 2010

"Pasamos Agosto..."


Yuuuupiiii...pasamos Agosto, Gracias a Dios...que increíble. Pensé que no lo lograríamos, que en parte dejarlos a ellos me sería dificil, pero Dios está con nosotros. Me entrego a su destino. Quien entiende comprende, "pasamos agosto" es una expresión chilena, es volver a la vida pensando que el frío, las lluvias, la nieve, ya se fueron. Se vienen camadas nuevas, oportunidades necesarias.

Personas que han sido maravillosas, ya me puedo morir tranquila.
Agosto es un mes que a muchos no nos gusta, llegó el bicentenario, yo sin tiempo entre ir y venir, es mas importante el ser humano que un perro, he tenido que dejar a mis perros por el ser humano mas lindo de la tierra.

No tengo ganas de estar...quizás mas adelante, hoy no hay fotos de perros, pero si la bandera mas linda que encuentro, es mi bandera chilena, la que el año pasado flameó al viento playero que la hacía moverse toda coqueta. Seguiré en silencio como siempre, que no sepa tu mano derecha lo que hace la izquierda, pero igual dan ganas de gritar todo lo que veo, todo lo hago para sacarlos adelante.


Llegó Septiembre, mes de la patria, del Bicentenario...mes de desapariciones de perros en todos lados, circos con animales que necesitan comidas, cuidado, vigila decía mi padre, hay que estar alertas en los supermercados, en las ferias, todo lugar público donde se encuentren perros abandonados. Alerta al mil por ciento. Alerta en los caminos lejanos, son los mas silenciosos, los mas tristes.

Agradecimientos para todos los que se dan el trabajo de leer, de seguirme, de escribir, de adoptar a un abandonado, MUCHAS GRACIAS.

Y a pesar de todo hoy sigo disfrutando mi vida como siempre...amo la vida, no hay nada ni nadie que me lo quite...la partida será cuando ese supremo lo decida.

Por lo menos El, aun vive...Te amo, padre mío.

Hasta pronto, despidiéndome.

Marcela.


NO MAS PERROS ABANDONADOS

Tú también puedes ayudar

Tú también puedes ayudar
Se creó este espacio a pedido de las personas, como advertencia que ésta, es la única cuenta autorizada de Los perros del camino para recibir donaciones en caso que quieras ser parte de la solución. Cuenta Vista o Rut del Banco Estado, N°72577655 a nombre de Marcela Opazo con copia transferencia a losperrosdelcamino@gmail.com Revisa nuestra página Agradecimientos, donde publicaremos quienes son los que realmente ayudan, si es que lo hacen. En caso de hacerlo, todo se va en beneficio de PERROS, alimento, esterilizaciones, incluidos refugios de perritos de amigas que no tienen como darle de comer a los perros abandonados que ellas albergan y protegen en sus hogares que han pasado a ser refugios clandestinos. Muchas gracias.

Translate

Adopta un perro del camino

Lee la historia increible de Rayo, has clic sobre la foto.

Lee la historia increible de Rayo, has clic sobre la foto.
Soy Rayo Boy, un pointer braco, me gusta mucho correr, conoce mi historia, es de un principe.La señora que escribe en esta página se enamoró de mí, y hoy duermo en su sofá en medio del living. Hoy pertenezco a una familia hermosa, tengo un collar con mi identificación y todo lo que necesito. Fui un perro abandonado en el camino, tracionado, pero gracias a esta página, estoy rehabilitado, y muy feliz.

Mi lista de blogs

Videos de los perros del camino

VOLUNTARIA

Entradas populares

Para tí...que te la juegas por nosotros.

"POR UNA LEY VERDADERA...EN CHILE"

"POR UNA LEY VERDADERA...EN CHILE"
Castigo para los que abandonan y maltratan a sus mascotas, con multas y cárcel. NO MAS MALTRATO, NO MAS ABANDONO.NO MAS MATANZAS DE PERROS.

AGRADECIMIENTOS ESPECIALES

Como no agradecerles todo el amor que me entregan a diario, toda esa comprensión que tienen cuando les digo...vamos al camino...y ustedes de siempre me han acompañado, me han ayudado, con frío o calor.
Gracias a mi linda familia, a mi esposo, a Dany y Marce, creo que sin ellos, yo no podría estar todo lo que he estado en estos años.
Gracias también a mis padres, ya que ellos fueron quienes me enseñaron a querer a los perros especialmente.
Los amo y lo saben de sobra, me da lo mismo que me digan mamona...jajaja, y a mucha honra.
Y por supuesto también a quienes han creído en mí por años.
Marcela

Queda prohibido...

ADOPTADOS

ADOPTADOS
Haz clic sobre la foto y verás algunos de los que han sido adoptados. Muchas gracias a quienes con respeto, y cariño los han aceptado como parte de sus familias.

Los Grandes del Camino.

Los Grandes del Camino.
Gracias por tu apoyo.

SE BUSCA

SE BUSCA
"Poqui o Poquita"

SE BUSCA

SE BUSCA
Enterate como el amor puede cambiar vidas.

Nieve en el camino

Nieve en el camino
Mirame bien, así es el camino con nieve, el frío que se siente es horrible, y tu ...bien abrigado en tu hogar. Yo tenía un hogar, un amo, y éste, me abandono al hambre, la soledad, la muerte, frío, sed...no se si podré sobrevivir.

La sarna, la tiña, los hongos...

La sarna, la tiña, los hongos...
hoy tienen solución, buscalas.